14-08-2015

Trabajando con ideas correctas y un rumbo sin distracción

 

 

Muy buenas tardes a todas y todos ustedes:

Amigas legisladoras, amigos legisladores, amigas y amigos que van a ser legisladores muy pronto, y amigas y amigos que merecen ser legisladores en un futuro.

Déjenme saludar con enorme afecto y respeto a nuestra amiga la senadora Ana Lilia Herrera Anzaldo, y lo hago porque hemos sido tres años compañeros de una Legislatura, en donde juntos hemos acompañado a un gobierno audaz, imaginativo, con visión de Estado y de futuro, como es el del presidente Enrique Peña Nieto.

Lo decía y bien, en un reflexión que ustedes han permitido a la senadora Ana Lilia Herrera, –en un momento en el cual nosotros vinimos a visitarlos y a solicitar su apoyo– como paso a paso y en la dirección correcta, el gobierno de la República encabezado por el presidente Enrique Peña Nieto, acompañado con lealtad por su partido ha ido construyendo el México moderno, las bases del México moderno que durante mucho tiempo estábamos esperando.

Y digo que lo decía y muy bien la senadora Ana Lilia Herrera, porque su referente especifico es pensar cómo dejar muy atrás décadas de crecimiento económico mediocre, que nos ha traído enorme desigualdad y pobreza, porque eso no se logra solo y simplemente cambiando y poniendo democráticamente a un Presidente de la República, sino que el Presidente de la República entienda perfectamente bien que el problema era estructural, no simplemente de voluntarismo, de deseo de que eso pasara.

Y es así como el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, el gobierno que el PRI impulsó en una elección, ha cumplido con una primera etapa y la ha cumplido para bien.

Estoy cierto que eso nos hace que entonces busquemos esa segunda etapa donde el PRI debe ser igualmente de importante en la construcción de los resultados de las reformas.

Porque eso es lo que quiere la gente, eso es lo que quieren los emetistas, eso es lo que quieren todos y cada uno de los mexicanos hoy en día, ver que se cristalice este esfuerzo en el sentido correcto, en solides de la base familiar económicamente hablando.

Quisiera aprovechar el momento porque así lo hizo la senadora Ana Lilia Herrera, para hacer algunas reflexiones alrededor, porque ustedes además me lo permiten y estoy hablando con un auditorio que escucha, que comparte y reflexiona, no estamos simplemente en un mitin en donde debamos de pronunciar mayores arengas aunque tengamos muchas para podernos animar.

Recuerdo perfectamente como un movimiento encausado por nuestro amigo Pepe, empezó a crecer y todavía no estaba dentro del partido y llamó la atención de nuestro amigo Luis Donaldo Colosio, como bien lo señalaba Ana Lilia Herrera.

Y de ahí –no me dejará de ninguna manera mentir nuestro querido amigo Carlos Flores Rico– muchos priistas convencidos adicionalmente de que era la hora de generar un nuevo espacio para el crecimiento y el movimiento territorial –que parecía reservado en pedazos a cada uno de los sectores–, tenía que surgir. Y lo hizo con enorme fuerza, ya después del triunfo electoral de 1991, pasó a ser secretario de Estado, no lo vio consolidarse y nacer, hasta que llegó Genaro Borrego, y entonces todos lo abrazamos.

Para ello múltiples visitas tuve del mismo Pepe en Sonora –yo siendo gobernado del Estado–, la foto que me hacía recordar hace un momento era cuando fuimos candidatos al Senado de la República, y así he visto como ha crecido, pero como ha crecido en una idea de representación de una clase importante que parecía olvidada, o más bien caprichosamente sujeta a su representación.

El MT es un movimiento sumamente sólido, con base a las dirigencia de varios de ellos, entre las de nuestro amigo Carlos Sobrino a quien saludo en ausencia, y nuestro amigo Anibal Peralta, en presencia.

Para nosotros –para Carolina y para mí– es un privilegio el estar hoy aquí con ustedes. Y venimos –como bien lo dijo Carolina hace un momento– a solicitar su apoyo para registrarnos el próximo lunes como candidatos a la Secretaria General y a la Presidencia del Comité Ejecutivo Nacional.

Pero lo queremos hacer viendo de frente qué es lo que el PRI debe aportar en los próximos en los años. Sabemos por qué Carolina y yo deseamos registrarnos y ser la próxima dirigencia.

Entendemos perfectamente bien que lo hecho necesita que continué, no nada más en el impecable ejercicio de mi amigo César Camacho, cuyo resultados electorales están a la vista, como el apoyo al Presidente de la República en una de las bancadas más grandes que la actual, que nosotros integramos. Hombre de resultados, valioso, brillante e inteligente, no podíamos esperar menos.

Pero no es eso nada más. También queremos juntos con ustedes buscar buenos resultados electorales, pero no perdemos de vista que para alcanzarlos tenemos que darle seguimiento a esos resultados de las reformas.

Es que no se hizo una Reforma Educativa simplemente por un sello que se le deba poner al gobierno, o a México en su momento, se hizo pensando en la gente, se hizo pensando en ustedes, en sus hijos o en sus nietos. ¿Por qué? Porque esos resultados mediocres en crecimiento económico de muchos años trajeron una desigualdad, y si hay algo que verdaderamente puede igualarnos es una educación de calidad que nos haga altamente competitivos junto a los demás.

Mientras existan diferencias en la educación, en la calidad de la educación, aunque todos tengamos el mismo monto de recursos, seguiremos siendo desiguales, porque no somos igualmente competitivos.

Eso también sucede con las reformas económicas: en la de Competencia, Telecomunicaciones, Financiera, Energía, porque nos ayudan a crecer, deben ayudarnos a crecer.

Trabajo y empleo serán los dos igualadores sociales por excelencia que nosotros deberemos enarbolar. Es así como está pensando.

Sí, es cierto, la coyuntura económica y financiera mundial de los últimos 10 a 12 meses no ha traído buenas noticias para el mundo y México no es la excepción, por ello es importante que nosotros continuemos esa ruta de las reformas hasta concretizarlas a fondo, porque esas reformas del presidente Enrique Peña Nieto son las que nos ayudarán a volver a crecer mejor que otro cualquier otro país.

Si creemos en ellas como lo hemos hecho –como aquívino y nos lo dijo el mismo Presidente de la República–, las reformas estructurales, económicas, sociales, de justicia, son del PRI, no son solo del Presidente, son de la gente, son para la gente, eso es lo importante.

Y por ello. tenemos que hacerlas valer hasta que lleguen al bolsillo de los ciudadanos, con crecimiento económico, con empleo, con menos desigualdad, con una tarea económica donde existan cada vez menos monopolios, más competencia económica, mejores servicios, sobre todo digitales, más baratos, vamos, que México estéinserto en el Siglo XXI, no en el Siglo XX como venía dándose.

No era cuestión ,entonces, solamente de cambiar de gobierno, sino tener un Gobierno que supiera qué hacer con el mismo, y ahora lo tenemos, lo tenemos con Enrique Peña Nieto.

Ésta es la razón por la cual nosotros, Carolina y yo, venimos a pedir el apoyo para poder ser los próximos dirigentes del PRI. Porque queremos ir junto con nuestro Gobierno —porque nosotros somos el partido en el Gobierno—a construir los resultados de la reformas, llevarlas hasta sus últimas consecuencias. Sí, ir a la competencia electoral, ganar elecciones, pero no perder de vista que no debemos perder el rumbo que se le ha puesto al país.

Hasta ahora nos insertamos en el siglo XXI. Hay quienes proponen, y creo que de manera irresponsable, más que audaz, el decir que buscan ganar las elecciones en los próximos años para echar abajo las reformas que tanto trabajo nos costaron. Eso verdaderamente sería lamentable, sería regresarnos nuevamente a la mitad del siglo XX y sentenciarnos por muchos años más.

Por eso queremos un partido fuerte. Por eso queremos nosotros estar al lado de ustedes como su dirigencia para seguir en la ruta de la construcción de los resultados de las reformas. Así es como lo estamos visualizando. Eso es lo que estamos pensando, y como lo tenemos claro, es más claro que nunca que hoy venimos a pedirles el apoyo, porque sin su apoyo no lo podríamos lograr.

México necesita que sigamos trabajando con ideas correctas y con un rumbo sin distracción. Somos, dije hace un momento, el partido en el Gobierno. No somos el Gobierno, el Gobierno es uno y el partido es otro, pero juntos podemos hacer mejor las cosas.

Veamos cómo, en el pasado hubo otro partido que tanto se equivocó, que no nada más no trajo crecimiento económico, si no que no hizo las reformas por no saber negociar, por no intentar ningún acuerdo, y tuvo de paso ese Gobierno a su partido también de oposición, el suyo propio. Ese partido, quizá por su naturaleza, se le da ser oposición, a eso se dedica, a la oposición. A nosotros se nos da ser Gobierno, y por eso queremos seguir haciendo las cosas.

Ellos tuvieron el poder, pero no pudieron, decía Colosio, de tal suerte que hoy nos encontramos en una magnífica oportunidad de poder continuar con el trabajo de un priismo que dé resultados. Hoy Carolina y yo venimos con humildad a solicitarles su apoyo para ser Presidente y Secretaria General del PRI dejando nuestra palabra en prenda: no les vamos a fallar.

Muchas gracias.

—000—