Se reforma la administración para dar resultados

 

  • Plantea las prioridades del nuevo gobierno
  • Corresponderá al Congreso pedir cuentas

Lo que no ha funcionado como se esperaba, debe cambiarse a fondo para ofrecer resultados en el México de hoy. Este es el sentido de la iniciativa de reforma de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal que presentó el grupo parlamentario del PRI y habrá de promover en los próximos días, con el propósito de que el nuevo gobierno federal cuente con la base administrativa e institucional que le permita instrumentar sus políticas públicas y alcanzar sus objetivos.

Reconociendo esta condición indispensable para un gobierno eficaz, la fracción legislativa del PRI ha hecho suya esta iniciativa de reforma del Presidente Electo, Enrique Peña Nieto, sostuvo el diputado federal Manlio Fabio Beltrones.

No es una reforma cosmética, sino una iniciativa que modifica la composición funcional e interna de algunas dependencias y entidades de la administración pública federal para elevar las capacidades y alcances del gobierno y, de ese modo, rendir mejores resultados a la ciudadanía, expresó el diputado Beltrones en un encuentro con legisladores del grupo parlamentario del PRI.

Es una reforma que plantea una visión integral y estratégica de las prioridades del gobierno y el Estado eficaz que propuso el próximo presidente de México, que asegura la coordinación política entre las instituciones de seguridad pública y los órganos de inteligencia para garantizar la paz social; integra los instrumentos de combate de la pobreza con atención a los grupos vulnerables; ordena el desarrollo territorial; establece un sistema de auditoría y control con responsables directos orientado a la eficacia y transparencia del gobierno y actualiza el marco jurídico de la Oficina de la Presidencia de la República.

Sobre la base de estos objetivos que tienden a fortalecer la gobernabilidad, la seguridad y la cohesión, hemos hecho nuestro este paquete de reorganización de la administración pública federal y, en el marco de la división y equilibrio de poderes, corresponderá al Congreso pedir cuentas de su instrumentación y esperar mejores resultados, concluyó el coordinador parlamentario.  

-o0o-