Satisfechos con el trabajo del Comité Evaluador del INE

Gracias presidente.

Quisiera primero agradecer a todos y cada uno de los miembros de este Comité, que el día de hoy nos entregan el resultado de su trabajo, en un sobre debidamente cerrado y firmado, y abierto públicamente para conocer cómo quedaron elaboradas las once listas de cinco participantes, de donde habrá de surgir el nuevo Instituto Nacional Electoral.

Quiero –al mismo tiempo de saludar a Soledad y a nuestros amigos quienes llevaron a cabo este trabajo–, pedirle al Presidente de la Junta de Coordinación Política, que nos pueda entregar a todos y cada uno de los miembros de la Junta, un ejemplar de este listado, para poderlo hacer del conocimiento de nuestros grupos parlamentarios y de esa manera, llevar a cabo la segunda etapa de este proceso, que se inicia impecablemente, y de ahí construir –de cada una de las quintetas–, el consenso hacia la persona que deba procesarse, con las dos terceras partes de la aprobación del pleno de la Cámara de Diputados.

Al igual que lo hicieron nuestros amigos integrantes del Comité, también quisiera agradecer a las más de 300 mexicanas y mexicanos que se registraron, pidiendo ser considerados en este listado final, que se pondrá y se sujetará a la votación del pleno de la Cámara de Diputados, así como al ejercicio que hicieron para conseguir esta primera lista de 71 seleccionados, y la construcción con las y los 50 mexicanos que están incluidos en las 11 quintetas.

Quiero comentarles que en lo personal estoy verdaderamente impresionado, para bien obviamente, y por ello hago saber de parte del Grupo Parlamentario del PRI a cada uno de ustedes, la enrome satisfacción que ellos han tenido, por conocer el impecable trabajo que llevó a cabo, con libertad, este Comité de Evaluación.

Y no es para menos, desde hace algunos meses en el Congreso –en Cámara de Diputados en especial– hemos estado trabajando sobre la verdadera transición del régimen político mexicano, hacia ciertas instituciones que están adquiriendo autonomía dentro del sistema presidencial.

Y es así, como en el Congreso se ha empezado a dar mayor fuerza a la imaginación de cómo construir en cada uno de estos órganos autónomos, que son los que escenifican la transición política en México con alto grado de confianza y, sobre todo, profesionalismo.

Algunos de estos órganos autónomos se han construido desde la Cámara de Senadores, como es el órgano autónomo encargado de las Telecomunicaciones, y algunos otros más que quedan pendientes como es el Instituto de la Transparencia.

Y en este caso el que parecía iba generar mayor dificultad por el alto contenido de carácter político partidario, en el interés que mostramos todos nosotros, ya que se trata de que rija, ordene y asegure una contienda electoral en el futuro, y que hoy ustedes –7 ejemplares mexicanos– nos dan una muestra que se puede construir en la pluralidad, pero también en la individualidad de criterios.

Para nosotros, el trabajo que ustedes llevaron a cabo es de destacarse, porque han podido entregarnos un documento que nos obliga, desde el día de hoy, a esmerarnos en construir el mayor consenso posible en la Cámara de Diputados, que nos permita tener votaciones superiores a los dos terceras partes de los asistentes, para de esa manera resolver, uno a uno, los 11 puestos que se ocuparán en el Instituto Nacional Electoral.

Pero adicionalmente, tenemos  que  decirlo aunque ya todos lo saben –pero es necesario recordar que en la legislación que le dio vida a la convocatoria con la que llevaron a cabo este proceso–, se establece que en el caso de que a más tardar el 8 de abril en la Cámara de Diputados no logremos el mayor consenso posible para la elección de la mexicanas y mexicanos que deberán conformar el Instituto Nacional Electoral, procederemos a llevar a cabo una insaculación de todas y cada una de estas quintetas.

El llegar a ese punto, –en el caso de que no se logre ese mayor consenso posible que construya las dos terceras partes de la votación en la Cámara–, nos hace que tengamos la seguridad de que –en caso de así suceda– habrá en cada una de esas quintetas, una mexicana o un mexicano que sabrá –no obstante la insaculación– llevar a cabo ese trabajo, con enorme conocimiento del tema, y con autoridad legal y profesional que les permita hacer ese trabajo en el futuro.

Recordemos que en el caso de llegar a la insaculación, quienes han sido propuestos, ya sea para el periodo de nueve, seis o tres años, están plenamente capacitados y –sobre todo al haber pasado por el examen minucioso de la Comisión–, aptos para poder llevar a cabo esta tarea en el futuro.

De ahí depende mucho la credibilidad de los procesos electorales que se derivan del 2015 en adelante.

Hoy, creo que estamos dándole vida a esta nueva etapa de las autoridades electorales que en México se vinieron construyendo a partir del año de 1990, y que habiendo procedido primero a la instalación de un Instituto Federal Electoral que sustituía a la vieja Comisión Federal Electoral, que dependía de la Secretaría de Gobernación, con este procedimiento se vuelve más ciudadano y más autónoma la autoridad.

De ahí la importancia que nosotros le damos a este evento. Y Presidente con su permiso, solamente reitero por parte de mi Grupo Parlamentario del PRI, las felicitaciones y agradecemos el esmerado trabajo que llevó a cabo el Comité de Evaluación.

—000—