Pensando en México, más que en nosotros mismos

Palabras en la presentación de la Iniciativa de Reforma en materia de Telecomunicaciones, encabezada por el Presidente Enrique Peña Nieto, realizada en el Museo Tecnológico de la CFE

 

Da click aquí para escuchar y descargar el audio de las palabras del Diputado Beltrones: http://bit.ly/YUCuTK

Señor Presidente de la República.

 

Señores Presidentes de las Cámaras de Senadores y Diputados.

 

Señores Presidentes de los Partidos Políticos que hoy nos acompañan.

 

Señores Coordinadores Parlamentarios.

 

Señoras y señores Secretarios.

 

Señoras y señores Diputadas, Diputados, Senadoras, Senadores.

 

Amigos todos:

 

En el momento supe que iba a tener la oportunidad de participar en un evento como este, vino a mi memoria el camino de las reformas por las que México ha podido avanzar, distinguiendo aquellas que dependieron una única voluntad en cierto tiempo histórico de México, aquellas que han venido acompañando a la primera alternancia y ahora aquellas que se suscriben alrededor de la segunda alternancia en México.

 

Este camino de las reformas no ha sido fácil. Hemos tenido que ir de aquellas que son urgentes, pasando por las que son necesarias y concluyendo con las que son obligadas e inevitables.

 

Así es como vimos que pasaban muchas décadas en la construcción de un México moderno.

 

Hoy creo que podemos estar ciertos todos, que de la voluntad única pasando a la obligación de una ley, a esta etapa en la cual el Presidente de la República, junto con las principales fuerzas políticas, suscriben acuerdos que beneficien al país, alrededor del Pacto por México, hay una gran diferencia, sobre todo porque ésta se centra en la seguridad de que estamos avanzando juntos pensando en México, más que en nosotros mismos y en nuestros intereses          –por más legítimos que sean– de carácter partidario.

 

Esta Legislatura en la que yo participo ha podido construir en poco tiempo reformas importantes para la vida nacional. No podríamos dejar de señalar, no obstante el debate alrededor de las mismas nuestras diferencias naturales y nuestros intereses inevitables, que la Reforma Laboral mucho habrá de servir al país y mucho cambiaron las formas de hacer las cosas.

 

Y tampoco podríamos evitar hablar de cómo hemos pasado a una Reforma Constitucional en materia de Educación, que estoy seguro se hizo pensando en México y que surge –en buena parte– de esta voluntad compartida entre el gobierno de la República y los partidos políticos y suscrita por las bancadas de cada uno de ellos en el Congreso.

 

Hoy estamos frente a una nueva reforma; la posibilidad de seguir transformando a México a través de las reformas. Y es la hora en la cual en este evento histórico, adicionalmente del conocimiento, hay que disponer de voluntad y decisión para sacarla adelante.

 

Esta reforma difícilmente podría explicarla mejor que como lo hicieron quienes me antecedieron en el uso de la voz. Pero sí me permite concluir que no está hecha pensando en lastimar o perjudicar a nadie, sino en beneficiar en su conjunto a México y a los mexicanos.

 

Una reforma que le dé a México en telecomunicaciones productos y servicio suficientes, oportunos, de calidad y competitivos, es lo que están esperando los mexicanos de nosotros.

 

Hoy, como coordinador del Grupo Parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados y después de haberlo conversado suficiente y a profundidad con el presidente de mi partido, estamos convencidos de que la Reforma abarcan a los partidos políticos en su modernización, sino los partidos políticos modernos, en su intensión de modernizar al país.

 

Y es por ello que vengo a suscribir, junto al Presidente Enrique Peña Nieto, con voluntad firme, esta Iniciativa de Reformas Constitucionales que busco compartir con mis compañeras y compañeros, diputadas y diputados en la Cámara, a fin de que la analicemos y veamos su necesaria pertinencia.

 

Que trabajemos escuchando a todos aquellos quienes quieran ser oídos; que hagamos la reforma más consultada y menos inconsulta que pueda tener México, para beneficio de los mexicanos.

 

Seguro como estoy que de su lectura, mis compañeras y compañeros diputados, habrán de concluir que beneficie a México, vengo hoy con mi firma a mostrar mi voluntad de seguir en el camino de las reformas que transformen a México, y a hacer un compromiso con todos los mexicanos.

 

Estoy seguro que eso es lo que nos convoca.

 

Muchas gracias.

 

—000—