Nuevas reglas de transparencia en Cámara de Diputados

Les informo que hubo reunión de la Junta de Coordinación Política, y que por primera vez presido –en lo personal– por decisión de la Junta y prescripción de la ley.

 

Como presidente de la Junta de Coordinación Política les quiero señalar que lo que vimos el día de hoy –en importancia– es lo relativo al desahogo de todas nuestras responsabilidades de las próximas semanas.

 

En específico  el orden del día de mañana martes y lo que deberíamos hacer el próximo jueves, en una sesión ordinaria, para ver como desahogamos la próxima semana, el martes 9 de septiembre, la Glosa de los temas económicos y sociales; el miércoles, 10 de septiembre, la comparecencia –obligada por la ley– del secretario de Hacienda y Crédito Público en el Pleno; y el jueves 11 de septiembre, hacer la Glosa de los temas de política interior y política exterior.

 

Todo ellos acompañado de un calendario de sesiones de este inicio del tercer año legislativo, de tal suerte que los acuerdos han sido tomados.

 

También se le dio posesión al secretario ejecutivo de la Junta de Coordinación Política, y se hizo el nombramiento del nuevo presidente del Comité de Administración de la Cámara de Diputados.

 

Al haber sido nombrado sin objeción alguna, el diputado Manuel Añorve, ha recibido –de mi parte– las primeras instrucciones de buscar y darnos, en un plazo no mayor de 45 días, una propuesta de nuevo ordenamiento para darle a la Cámara mayor transparencia y, sobre todo, más apertura a lo que es la disposición administrativa de que todo aquello que deba ser contratado pase por licitación obligada.

 

También viene incluido que en el termino de estos 45 días habrá de disponerse, tanto por la presidencia del Comité de Administración como por la Secretaría General de la Cámara de Diputados, estas nuevas normas que ajustarán en mucho –insisto– el objetivo de la transparencia en Cámara de Diputados que privilegie lo que hemos construido como una nueva legalidad en la materia.

 

Con ello, estoy convencido que en la Cámara de Diputados deberemos ser ejemplo sobre la misma, para poder seguir legislando con autoridad absoluta.

 

Adicionalmente a estos temas, también pudimos comentarles que hasta hoy Mesa Directiva de la Cámara de Diputados no ha recibido ninguna señal alrededor de que esta Cámara sea receptora de alguna iniciativa preferente. Pero estaremos pendientes para, que el día de hoy a las 5, estar recibiendo formal y oficialmente el Informe del presidente Enrique Peña Nieto.

 

Esto fue lo que resolvimos en la Junta de Coordinación Política, y estoy a sus órdenes para cualquier otro comentario.

 

Pregunta.-  Preguntarles varias cosas. Primero, bueno ya adelantó algún calendario de comparecencia y de la análisis de la Glosa, para el Grupo Parlamentario del PRI, ¿qué otro secretarios de Estado o funcionarios debería venir, precisamente en  el marco de este análisis de la Glosa?

 

Segundo punto, ya adelantaba precisamente el presidente Enrique Peña Nieto que enviará al Congreso como iniciativa preferente esta Ley Reglamentaria de la Ley de Protección de Niñas y Niños, ¿su opinión de la importancia de sacar avante esta ley?

 

Respuesta.- En la Junta de Coordinación Política lo que resolvimos fue disponer el día miércoles 10 de septiembre  para que se pueda llevar a cabo la comparecencia obligada del secretario de Hacienda y Crédito Público, para la presentación de los detalles con respecto del Paquete Económico, que como ustedes recordarán tiene como plazo límite para presentarlo al Ejecutivo el próximo 8 de septiembre.

 

Estamos confiados que –como nos ha acostumbrado el Poder Ejecutivo–  no deje llegar a su límite que la presentación del Paquete Económico del 8 de septiembre lo haga unos días antes, de tal suerte que con esto tengamos materia para poder desahogar la comparecencia del próximo 10 de septiembre.

 

Adicionalmente, estamos hablando de cómo haríamos el trabajo de Glosa del Informe Presidencial, y éste tendrá incluido –como en otras ocasiones– la comparecencia de distintos funcionarios, tanto del gabinete legal, como ampliado del presidente Enrique Peña Nieto.

 

El día de hoy escuchamos una serie de propuestas que van desde el secretario de Gobernación, la secretaria de Desarrollo Social, el secretario de Energía, como también el director de Pemex, el director de Conagua, y algunos otros más que habremos de referirlos en un comunicado.

 

No obstante, lo que dispusimos es que en la reunión de la Junta de Coordinación Política, del próximo miércoles, nosotros podamos aprobar a quiénes en definitiva haremos el citatorio para comparecer en comisiones, para el desahogo de las dudas y preocupaciones, con referencia a la Glosa del Segundo Informe Presidencial.

 

Una o dos iniciativas preferentes es el privilegio que nosotros le hemos dado al Presidente de la República como una de sus nuevas facultades, que nos ayude a crear la Presidencia de la República moderna dentro de lo democrática, que ya lo es.

 

Esto también viene a configurar este presidencialismo moderno que nos ayuda a que los Poderes puedan intercambiar, rápidamente, sus propuestas para mejorar la legalidad o la legislación en México.

 

El que el Presidente de la República disponga enviar una iniciativa preferente al Congreso de la Unión, respetando la Cámara de origen     –que así lo decida y resuelva– me parece que le da todavía mayor fortaleza a esta nueva institución. Con ello, nosotros habríamos de proceder –como lo hemos hecho en anteriores ocasiones– a su desahogo en el tiempo legal establecido.

 

P.- Ya nos adelantaba que no sabe si el Ejecutivo Federal enviará una iniciativa a la Cámara de Diputados, ¿Cómo calificaría este informe que va a presentar el secretario de Gobernación sobre las actividades que ha hecho el presidente Enrique Peña Nieto en este segundo año?

 

R.- La iniciativa preferente que se comenta vendrá a ser una ley sobre un asunto urgente a legislar y de una nobleza simbólica como es la protección de niñas, niños y adolecentes, y que viene a ser parte de toda la concepción o la nueva concepción de lo que es tanto procuración como administración de justicia.

 

Estaremos atentos a que si es la Cámara de Senadores el cumplir junto con ella con los tiempos establecidos dentro de la ley.

 

Con respecto a lo que vendrá a ser el contenido del Informe del presidente Enrique Peña Nieto, solamente podría adelantar –porque no lo he leído, ni lo he tenido en mis manos– que seguro tiene mucho de qué hablar y qué decir alrededor de lo que juntos, –el Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo, el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo– históricamente hemos construido.

 

Las grandes reformas que plantean un México del Siglo XXI completamente distinto al que se conoció en el pasado, y sobre todo,  –quizá– la  mayor expectativa de muchos de nosotros esté en la forma en que planteé cómo las va a llevar a cabo esas transformaciones que hoy tienen carácter de ley, o que están envestidas de legalidad, a fin de que se logre el compromiso más importante que se ha asumido, por parte de todos nosotros, con el pueblo de México.

 

Que las mismas se reflejen en crecimiento económico que generen empleo, que el empleo sea bien pagado, y que a final de cuentas a través de empleo y educación logremos tener menos desigualdad y pobreza.

 

Eso es lo que realmente a la gente le interesa; esas son las cosas buenas que están esperando sucedan en el país, y creo que hoy el presidente Enrique Peña Nieto, después de la disposición y voluntad política que tuvo para  ponerla enfrente a fin de construir junto con todos nosotros las grandes reformas, ahora toca que su gobierno las lleve a cabo para beneficio de los mexicanos.

 

P.- Dos cuestiones, ¿el lunes será la fecha en que presente el proyecto el Presidente sobre el Paquete Económico o existe la posibilidad de que se presente el fin de semana, el viernes o en estos días, ya tiene la fecha más o menos?

 

Sobre este nuevo anuncio de las medidas de transparencia, es un reconocimiento de que precisamente eso es lo que falta en la Cámara, mayor transparencia y más rendición de cuentas, porque han sido dos años en los que ha habido demasiados cuestionamientos al manejo discrecional que hay del dinero, también porque se trataba de 7 mil millones de pesos, los que van a gastar el próximo año.

 

R.- Ustedes lo saben –y muy bien–, que el plazo límite para la presentación del Paquete Económico es el próximo 8 de septiembre, pero también reconocemos –juntos– que este gobierno no ha dejado, en las anteriores ocasiones cuando lo ha propuesto, que se llegue a su plazo límite, por lo cual, confío que sea antes del 8 de septiembre cuando recibamos –por parte del Gobierno Federal y a través de la secretario de Hacienda,  Luis Videgaray–, este Paquete Económico, como se llama coloquialmente.

 

De tal suerte que nos queden mínimo 4 días a disposición, para estudio del mismo y de ese estudio pueda surgir la participación del secretario de Hacienda en su comparecencia ante el pleno.

 

Confío en que sea antes del 8 de septiembre, no tengo conocimiento del día en que lo va a presentar.

 

P.- ¿Viernes o jueves?

 

R.- Podría ser viernes, jueves, sábado o domingo, pero seguro será antes del 8 de septiembre. Estaremos listos para su recepción.

 

Por otra parte, creo que el mayor obligado a hacer modificaciones y tomar decisiones alrededor de la transparencia, es aquel que ha participado en la construcción de una Reforma Constitucional en la materia de Transparencia.

 

Estoy convencido que la Cámara de Diputados tiene que abordar este tema dentro de la modernidad, de la máxima información que deba de darse a la población y la transparencia en el uso de los recursos en la administración de los mismo en esta colegisladora.

 

De tal suerte que la disposición que la Junta de Coordinación Política ha tomado, a propuesta de la Presidencia, es en consecuencia a nuestra responsabilidad al respecto.

 

Por ello, el urgir tanto al Comité de Administración como a la Secretaría General de la Cámara de Diputados, que en 45 días nos presenten una nueva forma de llevar a cabo con transparencia el manejo de los recursos.

 

En consecuencia y en consonancia con la Reforma Constitucional en la materia y la legislación secundaria que habremos de llevar a cabo en este periodo legislativo, es lo correcto.

 

Los tiempos de hoy deben asumirse con la legalidad de hoy, y dejar atrás los tiempos de otra legalidad, de otra conformación legal.

 

P.- Tres cuestiones quiero preguntarle. Primero, al parecer se están cocinando ya varias reformas importantes para el próximo periodo. La reforma al campo, según los perredistas, dicen que va en el sentido de privatizar la tierra y extranjerizarla, quisiera saber si ese sería el fin que van a tener, los campesinos.

 

La reforma al Distrito Federal ya estará lista para también tratarse en este próximo periodo de sesiones. El Jefe de Gobierno está impulsándola mucho, ha ido a las plenarias a pedir que ya se lleve a cabo un cambio en la Constitución, para que tengamos una constitución local.

 

¿El formato del Informe del Presidente debería de cambiar? Porque con Calderón como no lo reconocieron, pues nada más se entregaba el informe y ya se cambia todo, pero, ¿ya debería de venir el Presidente también a hablar con ustedes?

 

R.- Así como comentábamos hace un momento el deber absoluto y del primer obligado que es la Cámara de Diputados, para fijar las nuevas reglas a fin de transparentar su ejercicio, tanto legislativo como la administración de los recursos, así también quiero comentar que nosotros no estamos en conocimiento alguno de una reforma al campo que tenga contenido privatizador o de extranjerización de la tierra.

 

Creo que esta es una especie que difícilmente alguien podría idear, más allá del que les gustaría que la confusión sea lo que reine, en una construcción obligada de nuevas reglas para el campo mexicano.

 

Nosotros no tenemos una iniciativa al respecto; no conocemos alguna pretensión de llegar a modificaciones en la materia, más allá de las que ya han surtido efecto y que también son parte de la reforma legal que nosotros hicimos en materia financiera, para poder darle al campo mayores recursos crediticios, a mejores tasas, nunca antes vistas, lo cual, en sí mismo y junto con la proveeduría ágil de fertilizantes, hacen la diferencia en el campo mexicano.

 

En la reforma del Distrito Federal tengo conocimiento que el Jefe de Gobierno ha estado muy cerca del Senado de la República, haciendo planteamientos específicos, que nosotros estaríamos esperando a conocerlos en el momento oportuno.

 

Con toda razón se habla sobre la necesidad de hacer una variante en el formato del Informe Presidencial. Si bien es cierto –ustedes recordaran– que nosotros dispusimos lo necesario para que éste pudiera ser presentado tanto personalmente como por escrito, valdría la pena que en este presidencialismo moderno que hemos estado construyendo en las reformas Política y Electoral, más la reforma Financiera, de Transparencia, Educativa o de Competencia, también la forma de informar al Congreso pudiera incluir la presentación en el futuro de este informe, mediante un formato que incluyera la posibilidad de preguntas y respuestas. Este es un tema sobre el cual no hemos logrado acuerdos.

 

No se trata de revivir el llamado “Día del Presidente”, en el cual había una y única exclusiva participación; ni tampoco de recrear nuevamente la manera como al Presidente en su exposición, no podía llevarla a cabo sin protestas, que simplemente vinieran a buscar –con estridente exposición–, lo que es la existencia de nuestras diferencias de opiniones; sino de un formato nuevo, en el cual, todos asumiéramos con responsabilidad, tanto la obligación de informar por parte del Ejecutivo, como la responsabilidad de actuar por parte del Legislativo, en ese momento.

 

Nada enriquecería más a una Presidencia moderna y democrática que una nueva forma de exposición de la obligación de informar. Pero para ello se necesita que los grupos parlamentarios, o los partidos políticos, lleguen a un acuerdo, que estoy convencido que debe ser de lo más fácil después de lo difícil que nos ha resultado construir otras reformas mucho más profundas.

 

P.- Cada que se hace una reforma se dice que esa sí va llevar a México al primer mundo, sin embargo vemos que, por ejemplo, la pobreza continua a la alza. Apenas la ONU decía que 40 años de combate a la pobreza en México no ha servido para nada, los recursos quien sabe a dónde van a parar y sigue creciendo. ¿Qué sentimiento les deja a ustedes como legisladores, porque son los que finalmente avalan estas reformas?

 

También preguntarle sobre el 69 Constitucional. Primero fueron PRI – PAN quienes dijeron que ya no venga el Presidente por todo el relajo que se armaba tanto afuera de la Cámara como al interior, ¿ustedes siguen pensando que un Congreso sin lente es lo que le conviene al Presidente de la República en turno?

 

¿Cuáles son los retos de este tercer y último año de esta Legislatura? Los temas a los cuales le van a dar más relevancia, para que realmente haya ese progreso y desarrollo que tanto se dice, Gracias.

 

R.- Como nunca antes –en lo personal– he visto en esta oportunidad legislativa, que el Presidente de la República, –en este caso el presidente Enrique Peña Nieto– haya propuesto reformas de tan largo alcance, como las que hemos vivido.

 

Se dice fácil, pero han sido 22 Reformas Constitucionales en 22 meses, que son las que se juntan alrededor de 11 reformas estructurales de gran profundidad, las que se llevaron a cabo, con lo cual se cambia lo que no funcionaba, y se permite una nueva legalidad para que las cosas buenas puedan suceder en México.

 

Pero nada es automático ni mágico, todo debe buscar que se construya no nada más en la parte legislativa, sino en la operación de cada una de ellas.

 

Estoy cierto que, aún cuando muchas de las cosas buenas no se noten, vamos en el rumbo correcto de la construcción de ellas, y creo que ese es el signo definitivo de este Informe del segundo año del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

 

Confío en que México deber ser distinto y para bien, después que estas reformas se puedan consolidar en el campo.

 

Sí, estoy convencido –y lo comentábamos hace un momento– que algún día dispusimos lo necesario para que en este tránsito democrático del país, el llamado día del Presidente, el 1 de septiembre, en el que se escuchaba una sola voz, terminara.

 

Pero también –posteriormente– hicimos lo correcto, en evitar que el día de denostación del Presidente siguiera subsistiendo. Ahora lo que toca es generar el día en el cual el Presidente informe correctamente al Poder Legislativo –órgano de control del Poder Ejecutivo–, de una manera civilizada y moderna.

 

De tal suerte, que dos Poderes puedan intercambiar abierta y respetuosamente su opinión alrededor del estado que guarda la Nación. No pierdo la esperanza de lo que hagamos y muy pronto.

 

Por lo pronto, en esta ocasión, será por escrito, como se ha acostumbrado en los últimos años.

 

Muchas gracias.

 

—000—