Modernizamos el sistema presidencial mexicano

COORDINACIÓN GENERAL

DE COMUNICACIÓN SOCIAL

Pregunta.- Senador usted es uno de los principales, sino es que el principal autor de la reforma política que fue aprobada hace unos días, tanto por las Cámaras de Diputados y Senadores como por los Congresos Estatales, y que es uno de los pocos avances que se tuvieron en esta legislatura, senador.

 

Respuesta.- La verdad es que este avance, viene a ser la diferencia en el futuro, porque hemos logrado después de muchas décadas, modernizar el sistema presidencial mexicano que había quedado intocado, no obstante que tuvimos una alternancia en el poder pero nunca una transición. Hoy el presidencialismo mexicano tiene muchos mejores instrumentos para dar  mayores resultados.

 

P.- Ahora senador, usted con esa experiencia que tiene en cuanto a la negociación en el tema de las reformas, ¿considera usted importante que una vez que concluya este proceso electoral, con la definición que sea por parte del Tribunal Electoral, se tenga que  replantear una nueva reforma electoral para que el excesivo gasto de campañas, el exceso de publicidad y algunas otras situaciones que se están denunciando ahora, sean causa de nulidad de una elección?

 

R.- La reforma electoral del 2007 pretendió tapar todos los hoyos negros que había dejado la elección del 2006, que generó gran insatisfacción, de tal suerte que creo que esta elección, la del 2012, es la única que en toda la historia ha sido contada dos veces y con 50 millones de electores que participaron, se siguen teniendo 19 millones de electores que prefirieron a un candidato que es Enrique Peña Nieto.

 

Las impugnaciones ya en el informe que ha rendido el Instituto Federal Electoral, no tienen mayor sustento. Hoy el debate está en el uso de recursos, que por cierto también la reforma del 2007 acotó porque todos los partidos políticos y los candidatos cedieron su secreto bancario.

 

Pero si hay algunas otras cosas que hacer en el futuro, para dejar esto plenamente a conformidad, habremos de hacerlo. Ninguna reforma es perfecta.

 

P.- Se lo pregunto viendo un poco al 2018; para este 2012 se avanzó en el tema del voto por voto y en algunas otras situaciones que no se tenían en el 2006. Pero viendo al 2018 ¿será importante, según su punto de vista, que un partido político que se compruebe que rebasó su tope de gastos de campaña, sufra como consecuencia la anulación del triunfo de su candidato?

 

R.- Tendríamos que hacer una redacción con enorme precisión para que esto pueda evaluarse en un periodo de tiempo muy corto, Ese es el problema. Si no evaluamos en un periodo de tiempo muy corto, difícilmente puede estar dentro de los márgenes de la calificación, que eso es lo que está sucediendo.

 

Pero estoy seguro que de estas elecciones, sacaremos muchas lecciones y nos tendremos que poner a trabajar legislativamente.

 

P.- Ahora, hemos escuchado a diferentes personajes del Partido Revolucionario Institucional, desde luego defendiendo el voto a favor de su candidato de Enrique Peña Nieto, Manlio Fabio. Yo le pregunto a usted, sin entrar en cada uno de los temas, que son muchos los que están siendo impugnados: ¿usted mete las manos al fuego por esta elección; no hubo irregularidades, no hubo compra de votos, no hubo triangulación de recursos?

 

R.- Lo que yo he visto es una elección sumamente competida, con pasión de por medio, como cualquier elección en el mundo, en donde se presentan algunos eventos que están sujetos a impugnación de carácter legal.

 

Pero lo que también estoy observando es que hay un candidato triunfador que tiene más de tres millones de votos de ventaja sobre su más cercano seguidor, que como nadie, consiguió 19 millones de votos y que está sujeto a una legalidad que deberá confirmarse el próximo 6 de septiembre, a más tardar.

 

P.- Creo senador, que lo que está más a discusión no es tanto ya el tema de los votos al interior de las urnas, sino lo que sucedió antes con el tema de Monex, el tema de Soriana, algunas empresas, que aseguran, son fantasmas, relacionadas con el PRI. Por eso la pregunta directa a usted, de decirle ¿es seguro, está cien por ciento seguro de que no hubo irregularidades en el PRI durante el proceso de campaña?

 

R.- Yo estoy ciento por ciento seguro que el candidato triunfador es Enrique Peña Nieto y, dos, también ciento por ciento seguro que buena parte de las impugnaciones que vienen, algunas tendrán que ser investigadas y sancionadas y, otras mentiras están girando alrededor de una estrategia política de un partido que busca mirar hacia las elecciones del 2015 o del 2018, en donde deben recuperar el espacio perdido y ese es el partido que está impugnando.

 

P.- ¿Usted cree que se está preparando Andrés Manuel para su cuarta candidatura?

 

R.- Lo que pasa es que ya tiene enfrente verdaderos contrincantes hoy en día, tanto el Jefe de Gobierno, que está a punto de terminar su gestión, como el que llega con enorme popularidad.

 

Hoy ya no estará solo representando a las izquierdas y sí necesita un margen de definición para no perder su presencia en la contienda electoral.

 

P.- Sin embargo, senador, no es el único el Movimiento Progresista que señala estas irregularidades. También lo ha hecho el Partido Acción Nacional. Vimos el jueves a su dirigente reunirse con el PRD, para secundar estos señalamientos contra su candidato.

 

R.- La verdad es que ahí sí me muestro confundido. He visto hacer varios extraños a los dirigentes del Partido Acción Nacional, unos considerando, como lo que es, que la elección ya fue superada y que hay un candidato evidentemente triunfador; y otros más sumándose quizá a las protestas del movimiento llamado “Progresista”, sin saber exactamente qué es lo que están diciendo.

 

P.- ¿Cómo resumiría usted el comportamiento del Partido Acción Nacional, específicamente en este sentido?

 

R.- Confío que el Partido Acción Nacional, que históricamente ha buscado se respeten los resultados electorales que se estén viviendo en cualquier elección, proceda en congruencia y siga apoyando que exista una transición ordenada.

 

P.- Enrique Peña Nieto –digamos que califica el Tribunal la elección como valida– ha llegado muy señalado, muy impugnado –digamos- en las calles por algunos jóvenes, por el Movimiento 132. ¿Cree Manlio Fabio que esto lo debilitará como Presidente de la República, a partir de diciembre?

 

R.- No veo forma que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación no actúe con legalidad y con esto dé legitimidad a la elección antes del día 6 de septiembre.

 

Y por otro lado, estoy seguro que todas las manifestaciones son escuchadas y atendidas en su momento, sobre todo aquellas derivadas de la falta de oportunidades que han tenido los jóvenes en los últimos años en este país, que no han visto espacios  para el trabajo, ni para la educación de calidad, el crecimiento económico, la salud o la tranquilidad en su casas habitación.

 

P.- ¿Han ustedes pensado en la posibilidad que uno de los escenarios sea que el Tribunal no valide la elección?

 

R.- Todos los escenarios serían posibles si están inscritos en la ley. Pero, el único que yo veo posible en estos momentos, según los argumentos que están sobre la mesa, es el de la calificación de la elección presidencial de manera positiva y la declaración como Presidente electo de Enrique Peña Nieto.

 

P.- Manlio Fabio Beltrones, ¿qué hará después  de que termine su senaduría, dónde  lo veremos en el equipo de Enrique Peña Nieto, en caso de que sea el Presidente, a partir de diciembre?

 

R.- Yo he sido electo diputado federal; estoy esperando nada más que esto prospere y buscaré en el Congreso, nuevamente, espacios para poder llevar a cabo las reformas que tanto necesita este país.

 

P.- ¿Senador, usted ha dejado de lado la posibilidad de competir por la Presidencia? Recordamos que estuvo compitiendo con Enrique Peña Nieto, y después claudicó ante está posibilidad. ¿La tiene ya enterrada –digamos– esa posibilidad?

 

R.- Voy a seguir trabajando en cualquier espacio de la vida política por las reformas que necesita este país, no descarto ninguna.

 

P.- Gracias senador, buenos días.

 

—000—