Medidas de trascendencia contra la discriminación

  • Haremos del respeto y la tolerancia a lo diverso una mejor forma de vida
  • Promueve la cultura de denuncia de prácticas discriminatorias
  • Aseguraremos financiamiento suficiente en el presupuesto de egresos

En consonancia con la reforma constitucional de 2011 y con las iniciativas para fortalecer la protección de los derechos humanos que el Ejecutivo federal acaba de enviar al Congreso dela Unión, los diputados aprobamos en días recientes una reforma que amplía las medidas en contra de la discriminación y consolida al marco institucional para prevenir y sancionar ésta y otras prácticas adyacentes, sostuvo el diputado federal Manlio Fabio Beltrones.

Con esta reforma lograremos un cambio cualitativo en nuestra convivencia y haremos del respeto y la tolerancia a lo diverso una mejor forma de vida para todos.

Esta reforma social, que modifica diversas disposiciones de la Ley federal para prevenir y eliminar la discriminación, precisa conceptos y expande el catálogo de conductas que constituyen actos de discriminación. Se armonizó el texto de la ley con el marco garantista derivado de la reforma constitucional en materia de derechos humanos y con diversas normas y criterios internacionales, explicó el coordinador parlamentario en reunión de evaluación con los vicecoordinadores de la bancada del PRI.

Se trata de proteger al ser humano de cualquier situación que lastime su dignidad e implique la exclusión de una persona, así como de erradicar prácticas como la homofobia, la misoginia, la xenofobia, la segregación o discriminación racial y cualquier otra expresión de intolerancia. Además se promueve una cultura de respeto del derecho a la igualdad y la denuncia de prácticas discriminatorias.

Esta reforma considera medidas de nivelación, de inclusión y de reparación, junto con acciones afirmativas que serán parte del programa nacional para la igualdad y la no discriminación encabezado por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación(CONAPRED), el cual tiene la misión de conocer los actos discriminatorios consumados por particulares o servidores públicos federales, cuyos procedimientos y funciones se simplifican y se hacen más accesibles a las personas que acudan a ese organismo.

En la discusión del presupuesto de egresos de la Federación de 2014, que comienza esta semana, aseguraremos el financiamiento suficiente para los programas en contra de la discriminación porque somos conscientes de su relevancia para construir una sociedad respetuosa de las personas, más justa, libre de prejuicios y de cualquier forma de discriminación, finalizó el líder parlamentario.

-o0o-