La Reforma Energética es en beneficio de todos

·         Propondremos la convocatoria a un periodo extraordinario

·         Diversas opciones para el pago a propietarios de la tierra

·         Licitaciones y contratos serán públicos

·         El contenido nacional equivale a una política industrial

·         La CFE no se privatiza: se moderniza

·         Debate abierto al escrutinio público y sin dilación

La reforma energética es en beneficio de todos, no es para afectar o despojar sino para consolidar al país como una potencia energética, promover el desarrollo y la competitividad de la industria nacional y tener precios accesibles de luz y gas natural, reguardando en todo momento la propiedad nacional de los hidrocarburos y la rectoría del Estado en el sector de energía,  sostuvo el diputado federal Manlio Fabio Beltrones.

Por eso saludamos la aprobación del primer paquete de iniciativas de ley en la Cámara de Senadores y reconocemos la disposición de nuestros compañeros senadores del PRI de incluir los temas y preocupaciones de los diputados en las modificaciones que tuvieron los proyectos de ley aprobados.

Estamos listos para que la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados –la cual se encuentra en sesión permanente desde el martes pasado- analice las minutas que se reciban de la colegisladora y las dictamine en forma de dictamen.

Asimismo, este martes 22 de julio propondremos a la Junta de Coordinación Política solicitar a la Comisión Permanente que convoque a un periodo extraordinario para la discusión en el pleno de las reservas que se presenten y continuar con este método de trabajo hasta concluir el proceso legislativo de la reforma, expresó el coordinador parlamentario en la reunión semanal de evaluación con los vicecoordinadores de la fracción del PRI.      

Cabe enfatizar que el proyecto de decreto de la Ley de Hidrocarburos asegura el respeto de los derechos humanos de las comunidades y pueblos de las regiones en que se desarrolle la industria de hidrocarburos y que establece diversas opciones para la negociación del pago de una contraprestación a los propietarios o titulares de los terrenos, bienes o derechos, como la renta de la tierra, el pago de un porcentaje de los ingresos por la extracción comercial de hidrocarburos y el pago de las afectaciones realizadas.

Además, los ejidos, comunidades o comuneros tendrán la asesoría de la Procuraduría Agraria para la negociación de los contratos, los cuales deberán presentarse ante un juez de distrito y ser publicados, y podrán incluir compromisos de contratación laboral de los propietarios, de su familia o miembros de la comunidad.             

Asimismo, la transparencia y el combate de la corrupción en los contratos que se otorguen para la exploración y extracción de hidrocarburos están aseguradas por el carácter público de los procesos de licitación y de los contratos, asignaciones y permisos, así como por un régimen de sanciones y prohibiciones tanto para las autoridades federales como para las personas, nacionales o extranjeras, que participen en las contrataciones o permisos.

También cabe señalar la obligación de que los contratos incluyan en sus cláusulas un porcentaje mínimo de contenido nacional, mismo que aumentará gradualmente a partir de 2015, de 25% hasta 35% en 2025, lo que constituye una estrategia de política industrial asociada con la modernización del sector energético, en cuanto al fomento de cadenas productivas locales en las que participen empresas mexicanas, se incluya mano de obra nacional y su capacitación e impulse la transferencia de tecnología con base en un registro de proveedores nacionales y un fideicomiso público para promover el desarrollo de proveedores y contratistas de origen nacional.

En materia de electricidad, subrayamos que la CFE no se privatiza, se moderniza y se transforma en una empresa pública productiva, en el contexto de un mercado competitivo que alentará la generación de electricidad con base en gas natural para reducir los precios al consumidor y a las empresas, al mismo tiempo que se mantienen los subsidios focalizados para quienes menos tienen y el Estado consolida su rectoría del sector a través de los órganos reguladores y el Centro Nacional de Control de Energía.

El propósito básico de esta reforma es beneficiar a nuestra gente, impulsar el desarrollo y la competitividad nacional y garantizar la seguridad energética. Habremos de lograr su aprobación en el marco de un debate parlamentario abierto al escrutinio público, arduo, centrado en lo esencial y sin mayor dilación, finalizó el líder parlamentario.

-o0o-