Juntos diseñemos la política pública que busque resolver los problemas del campo mexicano

Palabras del Senador Manlio Fabio Beltrones R., Coordinador del Grupo Parlamentario del PRI y Presidente de la Cámara de Senadores, en la reunión de trabajo con Organizaciones Campesinas Contra la Crisis Alimentaria en México, celebrada en el Salón Luis Donaldo Colosio.

 

Primero bienvenidos –como bien lo han expresado nuestros amigos senadores–  a este recinto legislativo.

 

La verdad es que desde el primer planteamiento  que se nos hizo para tener esta reunión, no hubo quién resistiera la tentación de compartir con ustedes también nuestras preocupaciones.

 

Difícilmente podríamos no estar de acuerdo con lo aquí expresado. Como ustedes han escuchado por parte de nuestros amigos coordinadores parlamentarios y representantes de las distintas fracciones partidarias, todos tenemos una preocupación específica, sobre todo por lo que se refiere a la desatención al campo en las últimas décadas.

 

Adicionalmente hoy viene a ser agravado no nada más porque el mercado no ha podido resolver –como habían citado muchos de los panegiristas del mismo mercado– el problema de la producción, sino que hoy se viene agravando con el tema de que esto ya no es un asunto de carestía, sino de carencia. Y la carencia viene a complicar el tema de la alimentación.

 

Hoy ya no es nada más lo caro, sino lo inexistente de los alimentos; entonces, el campo  se vuelve otra vez –estratégicamente hablando–  uno de los principales puntos de reflexión de las políticas públicas que debe asumirse por parte del gobierno mexicano, como lo están haciendo muchos países en el mundo:

Políticas públicas del Estado mexicano, no de los gobiernos en turno.

Por ello, entiendo que esta reunión tiene un especial significado, porque nos invita a que juntos vayamos –entre el Legislativo, el Ejecutivo y los productores–  al diseño de esta política pública que busque resolver los problemas que hoy existen en el campo mexicano y que han derivado en falta de producción, y esto nos trae un problema de alimentación y de carencia.

En el Senado de la República ya existe una comisión que está estudiando todas estas preocupaciones y buscando también hacernos recomendaciones para atender esta escasez de políticas públicas.Entiendo que en la Cámara de Diputados —por lo que ha dicho el senador Rogelio Rueda, en representación del diputado Gerardo Sánchez–  existe también, como para poderla sumar a esta Comisión del Senado mexicano, con convocatoria al gobierno federal, en el entendido que no es una convocatoria simple y específica hacia las autoridades agrícolas o agropecuarias del país, porque no es ahí en donde se encuentra el problema.

 

Es un diseño, insisto, de política pública. Por mejor que sea el secretario de Agricultura, talentoso, probado, si no hay una política pública específica que busque sustituir importaciones, estimular con crédito diferentes disposiciones, sobre todo en materia de fertilizantes de calidad y accesibles al campo mexicano, la producción y la siembra de alimentos, no podremos avanzar a la velocidad que todos deseamos.

 

Esto por la parte de la generación o el diseño de la política pública, que busque reconocer que el mercado no nos está resolviendo el problema, sino que debe ser la política del Estado mexicano.

 

Terminaría diciéndoles que asumiríamos el compromiso de buscar esa coordinación entre las dos comisiones que ya están creadas ex profeso; también que diéramos velocidad a la aprobación de las minutas — a las que se hicieron referencia hace un momento– que se encuentran en el Senado mexicano y que han sido turnadas por la Cámara de Diputados, en el tema de cambios constitucionales para reconocer el derecho a la alimentación, que eso es lo que estamos discutiendo en el Senado mexicano.

 

El punto está no nada más en poner en la Constitución una nueva garantía, sino hacerlo con especificidad hacia dónde debe ir dirigida la misma.

 

Esto es lo que estamos debatiendo de la minuta, tratando de concluir que sí queremos reconocerlo, pero tenemos algunos puntos de vista sobre cómo consolidarla, en este tema del derecho a la alimentación.

 

Y también estar atentos a los cambios de orden legal, sobre todo en cuanto a la planeación para la soberanía agroalimentaria y nutricional.

 

Hago un paréntesis, porque no es materia del Senado mexicano –y como ustedes bien lo conocen, porque además hemos participado en diferentes legislaturas–,  el tema presupuestal, que es facultad exclusiva  de la Cámara de Diputados.

 

No obstante, valdría la pena que mediante la suma de estas comisiones en conferencia, logremos concretizar lo que en anteriores años presupuestales hemos intentado nosotros negociar cuando vemos Ley de Ingresos, que es el estímulo a la producción de fertilizantes de calidad y de bajo precio, para que el campo mexicano tenga la posibilidad de contar con el mismo.

 

Nos hemos quedado solamente en el planteamiento, pero nunca hemos logrado resolver el tema de la importación de fertilizantes, que también se esta haciendo junto con alimentos.

 

Yo termino agradeciéndoles su presencia y dejándoles con claridad, por parte del Grupo Parlamentario del PRI, la necesidad de sumar esfuerzos para la generación de políticas públicas para el campo mexicano en el futuro.

 

Muchas gracias.

 

…o0o…