Hoy queremos que la diplomacia parlamentaria haga su trabajo

Da click aquí y escucha y descarga el audio de la entrevista al diputado Beltrones: http://bit.ly/11GQ15O

Pregunta.- Primero que nada la importancia de su presencia en esta jornada de América Latina y el Caribe, aquí en Francia.

 

R.- Acudo aquí a Francia, a invitación expresa del presidente del Senado, Jean-Pierre Bel, a una ceremonia, para nosotros muy importante, sobre todo en este momento en que se ha relanzado una nueva relación entre México y Francia, y que permite celebrar un día de Latinoamérica en el Senado francés.

 

Hemos sido invitados al Senado de la República, diversas personas de distintas disciplinas en Latinoamérica y, para mí es un privilegio haber sido el invitado del presidente del Senado francés.

 

Creo que es muy importante que aprovechemos la diplomacia parlamentaria para seguir buscando soluciones a muchos de los asuntos que de una u otra manera, los gobiernos de Francia y México los han visto de forma distinta.

 

En los momentos más difíciles de la relación entre Francia y México, de los últimos años, la diplomacia parlamentaria del Senado mexicano y del Senado francés –y hablo del Senado mexicano que yo presidía– nos permitió continuar con un diálogo entre nuestros dos pueblos y nuestros dos Congresos, que quizá no auspiciaban nuestros dos gobiernos y ello, mucho ayudó a que la reanudación de estas relaciones se lleve a cabo con mayor normalidad.

P.- A usted se le ubica como uno de los principales promotores, precisamente cuando ocupó la presidencia del Senado mexicano, para las buenas relaciones entre México y Francia, ¿no es así?

 

R.- Sí, lo he procurado siempre, sobre todo cuando vi sufrir las relaciones entre México y Francia por un evento ya superado y que no merecía que se pusiera en riesgo la relación entre nuestros dos pueblos, que ha sido histórica, y por ello, como presidente del Senado mexicano conjuntamente con el Senado francés, seguimos este diálogo que vino a hacernos coincidir que debíamos procurar respetar lo que eran las decisiones de los distintos Poderes de  nuestros países.

 

El haber confiado en la madurez y solidez de la Corte mexicana para atender de justicia o de debido proceso, en un tema de justicia, ayudó y mucho.

 

Hoy lo que queremos es que la diplomacia parlamentaria haga su trabajo, y que lo haga independientemente de cómo lo llevan a cabo los distintos gobiernos de nuestros dos países.

 

Recordemos –y hace un momento lo hacíamos– que en aquella época era un gobierno que representaba a la derecha en Francia y un gobierno que representaba a la derecha en México.

 

Hoy hay dos nuevos gobiernos, distintos: un gobierno que representa a la Izquierda francesa, y un gobierno que representa el centro-izquierda en México con Enrique Peña Nieto. De tal suerte que el entendimiento resulta todavía más fácil

 

De tal suerte que hoy resulta más fácil reanudar las conversaciones que se habían convertido monotemáticas en el pasado, –sobre un sólo caso que se procuraba en la Corte de México–, y nos permite ver que hay la oportunidad de revisar nuestra relación económica, comercial, el futuro de la energía en el mundo –Francia tiene especialmente desarrollada su energía nuclear–. Nosotros estamos en un procesamiento de una reforma energética que nos permita potencializarnos más sobre la energía del petróleo y el gas, que tenemos en específico el gas shale.

Y también el tema de los commodities, me refiero a los alimentos en el mundo y a la producción de los mismos en México.

 

Creo que hay mucho que aprender entre nuestros dos pueblos, además de seguir consolidando una relación cultural a la que nos debemos.

 

Recordemos que México, si bien es cierto, históricamente ha mirado hacia el norte –con los Estados Unidos en específico–, no menos cierto es que cultural y gubernamentalmente para construir sus instituciones, siempre ha mirado hacia Europa y en específico a Francia.

 

No es casual que el sistema político mexicano, de división de Poderes, en una República, tenga mucho que ver con el estudio de la manera como se ha conducido Francia.

 

P.- ¿Considera que Francia es en este momento el socio europeo más importante para el gobierno mexicano?

 

R.- Sin lugar a dudas y sobre todo, Francia es una puerta –así como es nuestra querida España–, hacia Europa, en estos momentos en los cuales podemos abordarlo desde diferentes ópticas.

 

Nos une y mucho la cultura latina entre estos dos países y lo mejor que podemos hacer es seguir cultivando esta relación.

 

P.- Dentro de la agenda de cooperación que tratan usted habla a futuro, ¿ya hay algo que se esté tratando completamente, algún tema, en lo económico, en lo cultural? ¿A qué le apuestan más?

 

R.- Hoy en día hemos aprovechado –también– para revisar alrededor de la óptica de la reunión que se lleva a cabo aquí en París, con OCDE, lo que son el valor de las reformas estructurales en el mundo.

 

Así como es una exigencia que estas reformas estructurales sucedan en Europa que se encuentra convulsionada por el tema de la recesión económica, sus problemas del paro o desempleo como se le llama acá normal y comúnmente, en México esas reformas estructurales ya están sucediendo y suceden con enorme rapidez en el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, pero la rapidez viene acompañada de rumbo, ha sido con una cadencia que nos permite asegurar buenas resultados.

 

Son reformas estructurales que no se deben detener en México y en Europa.

 

El paso adelante lo lleva nuestro país: iniciamos con una reforma Laborar, seguimos con una reforma Educativa muy profunda, hemos hecho una reforma verdaderamente monumental, entratándose de Telecomunicaciones y Competencia, y debemos de seguir el camino hacia una reforma Energética tan importante para México que permita crecimiento económico y empleo, y que se premie con una reforma Hacendaria que readecue perfectamente bien la forma de recaudar y de distribuir de mejor manera los recursos económicos.

 

Esto redondearía lo que es el propósito de generar un verdadero cambio en México, con el gobierno del presidente Enrique Peña.

 

P.- ¿Y en lo relativo a la seguridad y a la violencia? Esta colaboración que se está viendo con Francia al crear una agencia, ¿en qué punto está y hasta qué punto tiene Francia…?

 

R.- En el reciente pasado, son muy diversos los diálogos que se han tenido con las autoridades francesas, así como con algunos otros países, para estudiar la posible conformación de una fuerza novedosa que nos permita tener un mejor combate a la delincuencia en el país.

 

Esto forma parte también de una reforma profunda en el sistema de procuración de justicia. No es algo decidido o definitivo, que esta nueva fuerza de carácter policiaco se trate específicamente de una copia de otra Institución de un país distinto, como podría ser la gendarmería  francesa.

 

Mucho hemos aprendido de cómo se organizan de manera más adecuada, en otros países, para poder enfrentar el grave flagelo de la delincuencia y el narcotráfico en México.

Sin descuidar el propósito de presentar mejores resultados en materia de seguridad pública y combate a la delincuencia, no estamos descuidando el otro aspecto, que también es fundamental, para que tengamos mejores resultados que es el crecimiento económico, empleo y disminución de la desigualdad y pobreza, que hasta cierto punto influyen y mucho, en el desenvolvimiento de la delincuencia.

 

P.- Tomando el terreno económico sabe que a nivel nacional en Francia, sobre todo aquí en el parlamentario europeo se está intentando llegar a un acuerdo para que haya una mayor comunicación entre países para evitar evasión fiscal, ¿Qué medidas tienen ustedes a nivel nacional? ¿Piensan que puede haber una cooperación con Europa en este sentido?

 

R.- En México en los últimos años –y me refiero a los últimos tres– son muchas las reformas de orden legislativo que hemos llevado a cabo para combatir la evasión fiscal y el lavado de dinero. Ambos asuntos delincuenciales, en mucho, tienen que ver con el procesamiento de esta nueva fórmula de combatir a la inseguridad en México.

 

Es así como tenemos en México una nueva ley que persigue el lavado de dinero y unas reformas en el Código Fiscal que evitan la evasión. Sabemos que esos son unos huecos que teníamos que cubrir y esperamos que muy pronto nos den mejores resultados.

 

La combinación de estos nuevos instrumentos con los convenios, que hemos firmado con el mundo para combatir el lavado de dinero y la evasión fiscal, son muy importantes.

 

 Creo que a México –lo podría decir con alto grado de seguridad– le quedan muy pocos países con los que deba firmar un convenio o un tratado para perseguir y castigar el lavado de dinero.

 

P.- Diputado un tema más local, pero me interesa saber su opinión. Ayer el ex gobernador de Tabasco no se presentó a declarar a la procuraduría de este decomiso millonario, ¿qué va a pasar con el caso Granier?

 

R.- Tengo confianza que habiendo conocido de una denuncia, interpuesta por el gobierno del Estado de Tabasco, tanto la Procuraduría local tabasqueña, como la Procuraduría General de la República, ambas instancias se aboquen con rapidez –como ha sido también el deseo del Congreso– para hacer esta investigación, culminar con una conclusión y hacer justicia.

 

En México y en cualquier parte de la República Mexicana donde se presente un delito, lo que no debemos tener es impunidad. Si hay algo que castigar qué importa quién sea, debe hacerse.

 

P.- ¿El caso Baja California, el candidato priista?

 

R.- El día de ayer tuvo un primer debate el candidato priista con los candidatos de los otros partidos políticos y se ha confirmado que el triunfador de este debate, por su solidez y conocimiento del estado y de las distintas disciplinas que debe  tener un buen gobernador, como economía social y cultural, ha sido Fernando Castro Trenti.

 

Lamento mucho que ante la ventaja que todas las encuestas le dan a Fernando Castro Trenti, como el personaje que podrá hacer valer a la democracia dentro de la alternancia en Baja California –que lleva 24 años gobernada por un mismo partido político–  hoy invite a quienes ya no tienen ideas a llevar a cabo campañas sucias, guerras de lodo que lastimen el proceso democrático que se vive en Baja California.

 

La invitación constante nuestra es a que privilegiemos las ideas y las propuestas por encima de las calumnias y los denuestos, lamentablemente aquellos que ya se ven perdidos acuden a esta guerra de lodo.

 

Si en México se ha acuñado la convicción que la alternancia nos lleva a la democracia, hoy  tendremos en  Baja  California –que ha vivido 24 años de malos  gobiernos y que no han visto el crecimiento económico– la oportunidad que se viva un evento democrático, con una alternancia que lleve al gobierno bajacaliforniano a Fernando Castro Trenti.

 

P.- Yo sé que es un tema delicado, pero tras las elecciones, las manifestaciones en México que hablaban de irregularidades en el proceso electoral esas manifestaciones llegaron a París, parte de los residentes mexicanos aquí, en Francia se hizo eco de todos esos medios. ¿Qué quiere decirle a Francia que reafirmé que fue un proceso verdaderamente de democracia?

 

R.- Todos los países viven procesos políticos sumamente intensos y solamente la madurez democrática de los partidos políticos que compiten, podrían hacer la diferencia cuando debe aceptarse si se gana o se pierde.

 

La contundencia con la que se ganaron las elecciones del 2012 por parte de nuestro candidato Enrique Peña Nieto, se demuestra en los números y en los hechos.

 

Podríamos dejar más claro esta evidencia: con el apoyo tan importante de todos los partidos políticos, se está llevando a cabo con el gobierno de Enrique Peña Nieto, un Pacto para beneficio de México, que ha permitido que alcancemos las reformas estructurales que se le habían negado a nuestro país en el pasado.

 

La participación de estos partidos políticos habla de la legalidad y la legitimidad con la que se llevó a cabo la contienda.

 

Solamente algunos de los personajes que nunca han podido aceptar la derrota como parte del escenario político natural –que debe de vivirse en una contienda en México y en el mundo– son los que generan cierta resistencias.

 

Los hechos hablan por sí solos y hoy todos los partidos políticos, alrededor de Enrique Peña Nieto, están haciendo la diferencia de un México moderno.

 

Muchas gracias.

 

—000—