Hemos concluido un periodo extraordinario exitoso

Da click aquí y escucha y descarga el audio de la entrevista al diputado Beltrones: http://beltron.es/libid

 

Buenas tardes noches, gusto en saludarles.

 

Hoy concluimos –como lo señaló la convocatoria– un periodo extraordinario de sesiones, agotando todos los asuntos que previamente habíamos agendado.

 

Como ya en anteriores días, algunos –quizás por no estar tan familiarizados con los periodos extraordinarios–, citaban que este se agotaba de manera muy rápida.

 

Quiero insistir que los periodos extraordinarios son para eso, para votar, sobre todo reformas constitucionales como las que hoy hicimos; tres de ellas sumamente importantes para el país y no son para discutir mayormente sobre los contenidos del mismo que ya previamente en las comisiones respectivas fueron analizados, debatidos, concluidos con los consensos necesarios para lograr las dos terceras partes de la votación, con la cual se les da vida a las reformas constitucionales.

 

Estoy  convencido que la Cámara de Diputados ha dado un paso hacia adelante, en términos legislativos, para poder desahogar su agenda que deberá abordar el próximo 1 de septiembre, con el paquete económico y una reforma hacendaria o fiscal, como la que el mismo Presidente Enrique Peña Nieto nos ha comentado públicamente durante la presentación del Programa Nacional de Infraestructura para su sexenio.

 

Hoy la Cámara de Diputados ha desahogado –y si también debemos de llevar otro periodo extraordinario acabo en agosto–, habrá de desahogar todavía más temas, para tener el tiempo suficiente a fin de reflexionar sobre las iniciativas más importantes que se  presenten en el periodo ordinario.

 

Eso es lo que hoy concluimos, un trabajo de un periodo extraordinario donde la Cámara de Diputados, con un gran consenso entre todas las fracciones parlamentarias, ha dado vida a tres reformas constitucionales que necesariamente algunas de ellas habrán de recorrer al constituyente permanente y otras  esperarán a que la Cámara de Senadores –como lo ha anunciado– viva un periodo extraordinario adicional y ahí las desahogue con oportunidad.

 

A sus órdenes.

 

P.- ¿Qué pasó en la Jucopo con de lo de consejeros? ¿No hay acuerdo pero se barajearon alguna terna, porque decir se termina el periodo hoy?

 

R.- El comunicado refleja lo que aconteció en la Junta de Coordinación Política, en donde no hubo el consenso necesario que formara las dos terceras partes y garantizara que alguno de los cinco –que han sido seleccionados unánimemente por la Comisión de Gobernación de la Cámara de Diputados– pudiera ser votado, y con eso cumplir con el resolutivo del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

 

Hubo algunas propuestas aisladas para que el procedimiento lo agotásemos llevando al Pleno, sin consenso alguno, a uno de quienes estaban incluidos en este resolutivo de la Comisión de Gobernación.

 

Nuestro alegato fue que o podíamos nosotros estar llevando al Pleno a uno de los cinco que no tuviera consenso, porque eso sería burlar la Ley y la convocatoria.

 

Lo que estamos haciendo hoy en Cámara de Diputados es sumamente serio; si no hay consenso comuniquémosle a la Asamblea cuál es la razón, pero no simulemos que estamos cumpliendo con la convocatoria o la resolución del Tribunal lo cual sería sumamente dañino, tanto para la Cámara como para el honor de quienes se registraron, de buena fe, para participar en un proceso transparente.

 

P.- ¿Con esta medida que se tomó hoy se desactiva o no el riesgo de que pudiera intervenir el Tribunal para elegir a este consejero, realmente en agosto si se podrían poner de acuerdo para elegir a este consejero? Y si realmente en agostó sí se podrían poner de acuerdo porque bueno, si ahorita no hay consensos y si son los mismos que van a estar en este debate, difícilmente podría darse en agosto, sino hasta octubre.

 

R.- La redacción del comunicado no deja lugar a dudas, de tal suerte que hemos cumplido con llevar a cabo un periodo extraordinario en donde no se ha logrado un consenso, que significa la votación por las dos terceras partes de la Cámara como para elegir al consejero sustituto.

 

Esto hace que el cumplimiento de la misma resolución la hayamos llevado a la mitad, pero nadie está negado obligado a lo imposible.

 

Ustedes han conocido públicamente la posición de varios partidos políticos que desean que el nombramiento de este consejero no sea como lo dice la Ley, de manera inmediata, sino hasta octubre junto con los otros cuatro nombramientos de quienes habrán de concluir también el periodo para el que fueron electos en el Consejo de Instituto Federal Electoral.

 

Estoy convencido que al señalar que en el periodo del receso seguiremos buscando este acuerdo y este consenso, que la Junta de Coordinación Política seguirá trabajando en esa ruta.

 

Por lo cual, yo no podría decir en este momento que hay un desacato y que el Tribunal solamente podría pronunciarse al respecto en el caso de que algún legislador piense que hay inejecución de la sentencia, o así este pensando que sucedió. El Tribunal solamente puede actuar si alguien se pronuncia y acude al mismo.

 

P.- Ahora que comenta usted que no está en desacato la Cámara porque no se alcanzó este consenso, ¿entonces en qué condiciones queda este proceso, lo diría usted como inacabado nada más?

 

¿Considera usted que esto es un fracaso entre estos acuerdos políticos que tienen las fuerzas parlamentarias y si se ha mezclado todo con los reclamos al Pacto por México, con los resultados electorales? ¿A qué atribuye usted este desacuerdo en torno al consejero del IFE?

 

Preguntarle también, este periodo meteórico –dos días de trabajo, se esperaban que fueran un poco más sustanciosos– ¿usted qué balance tiene en particular de este periodo, si pudiera abundar un poco más?

 

En este nivel de desacuerdo por lo de IFE, para agosto próximo con los problemas para destrabar también el IFAI, pudiéramos ver esta misma escena hoy con IFE, para agosto con el IFAI? ¿Cómo se procesarán los acuerdos en esos temas específicos en el del IFAI?

 

R.- Primero, lo periodos extraordinarios –y que bueno estoy hablando con conocedores de la técnica legislativa– son para agotar los puntos para los cuales fueron convocados.

 

De tal suerte que si tres puntos de ellos, que son reformas constitucionales, concluyeron con un enorme consenso para dar vida a reformas constitucionales, no puede ser más que saludable para el país.

 

Si lo hicieron de manera rápida, es porque había consensos mayores que se generaron en comisiones, en la Comisión de Gobernación. De tal suerte que, poner un apellido a lo que pueda ser el proceso rápido, lento, mediano o seguro, no sería lo correcto ni lo justo.

 

Hoy, el periodo extraordinario para lo que fue convocado, agotó los puntos que se señalaron desde la Comisión Permanente, por lo cual es un periodo extraordinario sumamente exitoso.

 

En el caso del nombramiento del consejero del IFE –repito–, nadie está obligado a lo imposible, y no hay un consenso que nos permita llevar al Pleno, para ser votado por las dos terceras partes, uno de los nombres. No obstante que se reconoce en la mesa que los cinco nombres que nos proveyó la Comisión de Gobernación, de manera unánime, cumplen a cabalidad y sobradamente los requisitos de probidad, honestidad y profesionalismo para ser consejeros del IFE.

 

Lamentablemente los cálculos político-partidarios evitan que lleguemos a este consenso.

 

Esperaremos que en el futuro sigamos conversando y estemos convencidos que la salud del IFE, responde a su integración total.

 

Pero también añado que es importante: en la Junta de Coordinación Política se reflexionó alrededor de tener una iniciativa de modificaciones a la Ley Orgánica del Congreso, que modifique el proceso para la selección y elección de los consejeros del IFE en un futuro, y que le dé mucho más certidumbre y menos valor caprichoso a las acciones que debamos llevar a cabo para concluir con los mismo.

 

Y esto en razón de que la penúltima ocasión –esta es casi la última—hubo de esperarse más de 16 meses para poder concluir quiénes eran los tres consejeros que deberían atender –y con esto cumplimentar– el Consejo Electoral del IFE.

 

Hoy, a cerca de seis de distancia que debimos haber cumplido a la brevedad –como lo dice la ley–, con la elección de este consejero sustito, no hemos alcanzado ese consenso, lo cual habla que debemos procurar un nuevo método para la elección de los consejeros en el futuro que eviten lo caprichoso que pueden resultar los cálculos político–partidario de los partidos políticos.

 

P.- ¿Un fracaso diría usted?

 

R.- No, yo no dije eso, usted lo dijo.

 

P.-  Yo le pregunto usted.

 

R.- Yo dije exitoso. Un proceso de un periodo extraordinario exitoso, donde hay tres nuevas modificaciones constitucionales que son sumamente valiosos para la modernidad del país. Y un proceso inacabado de la elección del consejero del IFE por las razones que ya comenté.

 

P.- ¿Hubo una votación en la Junta de Coordinación Política para decidir si se bajaba o no se baja la propuesta?

 

Y dos, a mí no me queda claro, ¿para usted en este momento el proceso para elegir al consejero del IFE ya concluyó o está inacabado, siendo el segundo escenario el Tribunal Electoral tendría la facultad de decidir si elige o no al consejero del IFE?

 

R.- Haber si en esta parte puedo intentar ser más preciso. En la Junta de Coordinación Política hubo varias propuestas, alguna de ellas que era que se votará si llevábamos –aunque ya sabíamos no concluiría con la votación de dos terceras partes– alguno de los cinco integrantes de la conclusión que hizo la Comisión de Gobernación, de manera unánime, como los más aptos, capaces y profesionales que deberían conocer la junta para de ahí seleccionar a uno.

 

La posición mayoritaria fue que fuéramos lo suficientemente honestos para reconocer ante la Asamblea que no había consenso alrededor de ello, y que llevar a uno, o a los cinco finalistas de la Comisión de Gobernación para ser votados en contra o para no obtener las dos terceras partes, sería simular un proceso, que incluye la convocatoria o una burla hacia la misma Asamblea y a la sociedad en su conjunto.

 

Era mejor reconocer que no hemos sido capaces de generar ese acuerdo de dos terceras partes, para votar uno de los consejeros.

 

He comentado y sostengo, que para que el Tribunal Federal Electoral conociera de este tema, necesitaría alguien acudir al mismo Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y relatar que se siente insatisfecho, por lo que aquí ha sucedido, y que no hemos concluido el proceso como fue la resolución del mismo, para lo cual pida la intervención Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

 

Esperaríamos a que si hay alguien que perciba, sienta, que no se le han dado todos los derechos que tiene como legislador, si acude al Tribunal, el Tribunal resuelva en consecuencia.

 

En lo personal pienso que no hay un desacato al Tribunal.

 

P.- ¿Alguno de sus diputados va a ir al Tribunal?

 

R.- Del Grupo Parlamentario del PRI no conozco a alguno que piense que hay una sentencia o una resolución que no ha sido acatada plenamente en la celebración de este periodo extraordinario.

 

P.- ¿Qué lo hace pensar que en agosto, va a generar consenso que ahorita no lo hay?

 

R.- Primero, que la convocatoria subsiste; que los cinco nombres que puso la Comisión de Gobernación de la Cámara de Diputados, de manera unánime, a conocimiento de la Junta de Coordinación Política, permanecen, y que mientras la convocatoria exista y los cinco nombres estén sobre la mesa, el proceso no ha concluido y tenemos una nueva oportunidad de volverlo a incluir, en el caso de que exista un periodo extraordinario en agosto.

 

P.- ¿Qué puede hacer cambiar la voluntad política de los grupos parlamentarios para dirimir esto y escoger a alguno?

 

R.- A lo mejor un milagro.

 

P.- ¿El PRI como partido no acudiría al Tribunal?

 

R.- El PRI como partido considera que la convocatoria subsiste y los cinco nombres están sobre la mesa. De tal suerte, que en cualquier momento, si hay voluntad política de los partidos, podríamos concluir el proceso, eligiendo a uno de ellos, con las dos terceras partes del Pleno.

 

P.- ¿La convocatoria subsiste, los candidatos están sobre la mesa, la resolución del Tribunal decía que la Cámara hiciera un extraordinario, para agotar el procedimiento.

 

R.- Sí. Para designar.

 

P.- Pero los citó a un extraordinario, para concluir el procedimiento en la designación del consejero. Así dice.

 

R.- El comunicado dice que la Junta de Coordinación Política no ha alcanzado un consenso que nos permita votar por las dos terceras partes a alguno que propusiera la Junta de Coordinación Política, y se entiende en lo mismo, que en el momento en el cual, nosotros no podemos construir las dos terceras partes de la Asamblea, para votar a uno de ellos, lo único que haríamos levando a cualquiera de los cinco al Pleno, sería simular que estamos cumpliendo con una resolución, sin haber designado al consejero substituto.

 

Mejor, el comunicado les informa que seguiremos buscando los consensos a fin de cumplir con la obligación que tenemos, como lo señala la Ley, en lo inmediato, a nombrar al consejero substituto del IFE.

 

P.- Entonces, ¿no están obligados en este periodo extraordinario a designar?

 

R.- Lo que pasa es que nadie puede estar obligado a lo imposible. Si no se tienen las dos terceras partes de la Asamblea para ser votado, cualquier intento de simular que estamos cumpliendo, sería denunciado por los más fieles observadores de la pulcritud legal.

 

P.-  Pero  retomando esa pregunta ¿por qué no hay desacato?

 

R.- Porque no hemos concluido el proceso y lo señalamos en el comunicado: que en el receso, seguiremos buscando los consensos necesarios que generen las dos terceras partes de una votación.

 

Imagínense que en el tema de los tres dictámenes de Reforma Constitucional, construimos una votación superior a las dos terceras partes, a fin de darle vida a las Reformas Constitucionales;.

 

Pero en el caso del consejero del IFE no hubo voluntad de algunos partidos políticos, para aceptar a uno de los cinco, en la construcción de esas dos terceras partes.

 

Si hoy hubiésemos puesto a consideración de la Asamblea, los nombres, sin la construcción de las dos terceras partes, habríamos concluido el proceso ¿acatando o desacatando?

 

¿Habríamos de haber construido acatando o desacatando? Obviamente que al no tener las dos terceras partes, no habría sido posible concluir favorablemente este proceso.

 

P.- ¿Si no hay consenso es una simulación o una realidad? La falta de consenso es una simulación o es una realidad de que realmente no pueden construir un consenso las diferentes fracciones que están en esta Cámara. ¿Usted dice que es una simulación?

 

R.- No, si hubiésemos llegado al Pleno, simulando que queríamos acatar la resolución, sin generar las dos terceras partes, para que el proceso concluyera, sería una burla y también deshonesto para los cinco ciudadanos que de buena fe se registraron.

 

P.- ¿Es prorrogable una resolución del Tribunal en este caso, porque lo que está haciendo la Cámara es prorrogar?

 

R.- Eso habría que preguntarle al Tribunal, pero nosotros creemos que con este comunicado, admitiendo que no se han generado las condiciones como para que el consenso llegue a las dos terceras partes del Pleno de la Cámara, nos damos un tiempo mayor para seguir dialogando al respecto.

 

P.- Una pregunta sobre una Reforma Constitucional, de estados y municipios. Hay muchas dudas: ¿sobre quién va a recaer esa deuda de los Estados? Se habla de un nuevo Fobaproa, ¿es cierto esto o cómo va a resolverse el problema de la deuda, quién la va a pagar?

 

R.- Es que esta Reforma Constitucional no trata eso. Esta Reforma Constitucional lo que trata es que en el futuro no vuelvan a suceder estos sobre-endeudamientos de parte de los estados y municipios, y de un mecanismo para ir vigilando que se normalice la suscripción de deuda de cada una de las entidades y municipios.

 

Gracias.

 

—000—