Ha sido el momento más importante y profundo de las grandes reformas

Señor secretario de Gobernación, bienvenido nuevamente a la Quinta  Reunión Plenaria conjunta de los Grupos Parlamentarios de PRI y del PVEM, donde su presencia –siempre– no nada más es apreciada, sino requerida constantemente, porque su actuación.

 

Su figura como secretario de Gobernación del Presidente Enrique Peña Nieto, ha sido –como bien lo dijo hace un momento nuestro amigo Arturo Escobar– fundamental para la construcción de las reformas.

 

Al darle la bienvenida, señor secretario, de manera rápida –porque sería como diría un amigo mío, paisano, “necio intentar explicarle a o detallarle a usted lo que bien conoce”– porque fue parte fundamental del trabajo legislativo y no es para menos, siendo la  Secretaría de Gobernación, la entidad que por Ley le permite tener la relación con los otros Poderes, es de reconocerse que en cada una de las acciones, de los momentos en los que nosotros tuvimos que tomar decisiones importantes, tuvimos el apoyo del secretario de Gobernación.

 

Por ello, solamente quisiera comentarle –hace un momento lo hicimos con el presidente del PRI, de nuestro partido y frente a nuestros amigos, aliados fundamentales en esta ruta de las reformas, como lo es el Partido verde Ecologista de México– lo que llevamos a cabo, en 24 meses a punto de cumplirse el próximo 1º de septiembre y el gobierno del Presidente Enrique Pela Nieto en 20 meses, ha sido fundamental para poder consolidar la verdadera transición del país.

 

Venimos de una alternancia que se convirtió hoy en una segunda alternancia, que ahora encabeza el Presidente Enrique Peña Nieto, pero mucho fue lo que aprendimos de las dificultades, fuera del gobierno federal.

 

Y es por eso que esta segunda alternancia se ha vuelto tan productiva para el país y que se han producido y generado esos cambios con el trabajo del gobierno federal, pero en específico del Presidente Enrique Peña Nieto y de sus más importantes colaboradores.

 

Por ello, señor secretario, es que nosotros hemos reflexionado y mucho, y hoy hay un nuevo cuadernillo que tenemos, que es el contenido de los cuatro periodos extraordinarios que tuvimos, porque usted conoce perfectamente bien como fuimos desarrollando uno a uno, los periodos ordinarios.

 

Pero como históricamente, no nada más las reformas se fundamentan en la profundidad y los contenidos de las mismas, sino en la celebración –como nunca antes– de cuatro periodos extraordinarios, para poderlas concluir en un periodo inmediato, en un tiempo preciso, como fueron estos 24 meses.

 

Ahí el trabajo de las diputadas, de los diputados, de sus amigos todos a quien usted conoce perfectamente bien, ha sido fundamental y sin descanso, sin regateos, poniendo lo mejor de sí mismos, para que estas fueran una realidad, pero sobre todo convencidos de que nada de esto es casual.

 

Todas y todos reconocemos que esto viene producto de la voluntad política de Presidente de la República; pero esa voluntad política por sí misma, no nos garantizaba que los cambios sucedieran, sino que debería haber una idea conceptual, alrededor de la voluntad política, para hacer las grandes reformas que México necesita.

 

Y esa voluntad sumada a la idea se diseña, y ahí es donde usted es fundamental, con rumbo, orden, voluntad, idea, que hace que entonces surja la estrategia, para llevarla a cabo; para que todo esto suceda se necesita eficacia política.

 

Esa eficacia política tenemos que reconocerla, secretario de Gobernación, ha estado en mucho en la tarea fundamental que a usted le dio el Presidente de la República.

 

Por ello, sus amigas y amigos, diputadas y diputados, queremos hacer un abierto y pleno reconocimiento al trabajo del secretario de Gobernación.

 

Extrañamos a algunas compañeras que en esta Legislatura llevaron a cabo su trabajo y una de ellas acaba de fallecer, –y hemos hecho ya un homenaje– una gran amiga nuestra, Irma Elizondo, que por cierto le reconocía, y no nada más le reconocía lo que es su presencia y su esfuerzo, un esfuerzo que detallábamos en algún momento con ella y con otros que nos lleva a identificar solamente para la numeraria que es importante.

 

En estos periodos se presentaron más de dos mil iniciativas –después haré la reflexión de que no es nada más la numeraria sino la eficacia de la Legislatura–, de las cuales se han aprobado 330 iniciativas; obviamente se han desechado más de 700, cerca de 778 de las mismas, pero entonces de las 2,191, hemos procesado 1,108 en específico; y las comisiones  todavía tienen más de 1000 o para dictaminarlas o desecharlas, con lo cual, si fuéramos muy estrictos con la numeraria, como algunos estudiosos de las metodologías en algunas altas casas de estudios aparecen, podría parecer que el trabajo y la productividad de la Legislatura estrictamente podría ser al 50 por ciento, y nada más falso.

 

El Congreso y lo sabemos muy bien todos nosotros quienes hemos participado, –y usted ha sido parte importante también del Congreso directa o indirectamente– se mide por la importancia de los temas que van llegando y analizando para su aprobación o no.

 

Y aquí podríamos detenernos, a decir cuántas reformas constitucionales tuvimos que llevar a cabo en estos meses, quizás una por mes, 27 reformas constitucionales, ¿cuántas nuevas leyes fueron surgiendo? 28 de ellas. Pero adicionalmente, reformas a las leyes existentes, 269 y decretos de la Cámara 19; total que tenemos ordenamientos legales por una cantidad de 343, y no cualquiera, porque no queremos que se mida por el tamaño el monto, sino por la profundidad y la importancia.

 

Y creo que éste ha sido el momento más importante y profundo de las grandes reformas y los cambios que en México se han llevado a cabo. Y no fueron productos de la casualidad, sino del orden, la estrategia, el rumbo, la idea, la voluntad y la eficacia para construirla.

 

Nos sentimos todas y todos los diputados federales, tanto del PRI como del Verde –estoy seguro– sumamente orgullosos de haber podido acompañar al Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto en la construcción de este México moderno.

 

En ello, estoy seguro, sus colaboradores deben tener una sensación similar, pero en específico, dentro de los más importantes colaboradores, usted a quien nuevamente le reconocemos el ejercicio público de la política.

 

Muchas gracias.

 

—000—