Entrevista previa a la Sesión ordinaria del 28 de abril de 2011.

 

Pregunta.- Senador, preguntarle sobre esta posibilidad de que haya un periodo extraordinario toda vez que quedan reformas pendientes, aquí queda todavía el tema de seguridad nacional, otros dictámenes

¿Cómo ve esta posibilidad y si se vio en la Junta de Coordinación Política?

 

Respuesta.- Tanto Cámara de Diputados como el Senado de la República sesionan de manera normal en este periodo ordinario de sesiones. Estamos aprobando minutas o dictámenes e iniciativas que son importantes para la modernización del país.

Precisamente, en estos momentos se discute la nueva Ley Federal de Competencia Económica, la cual permitirá a México contar con una reglamentación específica para combatir monopolios, oligopolios, monopsonios, y dar certeza jurídica al país y a todos los inversionistas en México, ya que contiene desde la obligatoriedad para que los Comisionados de los órganos reguladores se pronuncien y no puedan abstenerse en una votación y así cumplan con su obligación, hasta tribunales especializados de competencia que serán verdaderamente independientes del Ejecutivo, con lo cual se genera certeza jurídica.

También, estaremos viendo otros dictámenes y minutas que piensan enriquecer la legislación del país.

El próximo viernes a las 18:00 horas instalaremos la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, que esperaría que tanto Cámara de Diputados como Cámara de Senadores, cierren el periodo de sesiones, para que entre y surta efectos y sesione el miércoles de la semana entrante.

Esperaría ver los productos legislativos que tendrían ambas Cámaras, y de las conversaciones que inicien después del cierre del periodo de sesiones, podríamos coincidir en la necesidad o no de un periodo extraordinario.

 

P.- Buenas tardes senador, para preguntarle, usted ya opinó en varias ocasiones, incluso las calificó como alianzas contranatura, yo le quiero preguntar ahora que el saldo final es que éstas se cayeron en el Estado de México, y está prácticamente tambaleándose Nayarit y Coahuila prácticamente descartada entre el PAN y el PRD, quiero preguntarle ¿qué opina sobre estos y si finalmente evidenciaron esos partidos que el agua y el aceite no se juntan?

 

R.- En su momento lo dije y lo repito: creo que alianzas que no se justifican en metodología y en ideología, y sobre todo, cuando se hacen con ideologías y metodologías completamente distintas, son contranatura.

Es natural que éstas se destruyan tan rápido como se hicieron, es lo que sucede. No era de esperar mucho tiempo para que dos partidos políticos distintos pudieran hacer evidentes sus diferencias.

Pero eso no es malo, es bueno que nuevamente los partidos políticos regresen a su congruente actitud de representar a la derecha o a la izquierda, y no insistan en confundir al electorado que no son ni izquierda ni derecha. Esto es lo que verdaderamente hace daño al país.

Bienvenidos nuevamente los partidos políticos a su competencia natural, que representa una ideología especifica y que se aleja de la confusión que habían generado.

 

P.- Senador, para insistir sobre este tema, entonces ¿Fue una burla la consulta ciudadana que hicieron en el Estado de México, porque se gastaron recursos públicos y finalmente se tiró a la basura el resultado?

 

R.- No podría calificarla ni de burla ni de fraude –como algunos otros la quisieron señalar– solamente precisaría que sucedió lo que todo mundo pronosticaba:

Aquéllos quienes son fieles amantes de la división, la hicieron presente en el momento de la coalición.

 

P.- Senador, en el tema de la reforma política, conocemos  públicamente que algunos diputados han dicho que no pasará en estos días, que no se planchó, que los contenidos son incompletos, le quiero preguntar:

¿Hubo una negociación previa con diputados del PRI; por qué no se incorporaron algunas de las propuestas que planteó Enrique Peña Nieto en su proyecto, como el tema de la clausula de gobernabilidad; por qué no entraron otros temas que traía Emilio Chuayffet; y en conclusión podría decir si estas diferencias entre las bancadas del PRI no podrían dar al traste con reformas trascendentes, como en este caso la reforma política?

 

R.- En el  Grupo  Parlamentario  del  PRI  en el Senado de la República –como la mayoría de los senadores– damos la bienvenida y saludamos una reforma política tan esperada, como la que votamos el día de ayer.

Se trabajó para regresar el poder a los ciudadanos, en donde el eje principal de la reforma política es de qué manera hoy los ciudadanos no dependen de un partido político como para ser candidatos.

También, cómo los ciudadanos obtienen el derecho de organizadamente promover una iniciativa y, que  el Congreso la evalúe, dictamine y en su oportunidad la vote; en donde también los ciudadanos mediante la consulta popular, hoy podrán decidir qué es lo que quieren para México y  no nada más lo puedan hacer diputados y senadores en una democracia representativa como la nuestra.

Celebramos haber llevado a la Constitución la necesaria ratificación de los miembros de los órganos reguladores de la economía, y que sean verdaderamente reguladores del Estado mexicano y no del gobierno en turno. Esto podrá evitar que nuevamente esos espacios que deben ser ocupados por profesionales y técnicos capaces, sigan siendo exclusivos para amigos o por pretensiones de control político del gobierno en turno.

Celebramos también abrir la posibilidad de que los ciudadanos con su voto, digan  quiénes se tienen que quedar y quiénes se tiene que ir, cuando un legislador esté cumpliendo o no con su deber. Ese es el fondo de la reelección legislativa.

Estamos muy contentos, porque creemos que estos instrumentos de la democracia moderna nos hacen avanzar hacia el reconocimiento  que México ya cambió, que los que no habíamos cambiado somos nosotros, porque no admitíamos que la sociedad cada vez quiere estar más cerca del Estado, y que no solamente lo constituyan los partidos políticos y los gobernantes.

He escuchado versiones al respecto  que algún diputado o diputada pudiera no estar de acuerdo con algunas de estar reformas modernizadoras del México del Siglo XXI, pero la Cámara de Diputados –como lo ha hecho constantemente y de manera responsable– todavía no se ha pronunciado, porque apenas está por recibir la minuta del Senado de la República, con el contenido de la reforma política.

Esperaría de la Cámara de Diputados que, como siempre con enorme madurez y responsabilidad, estudie lo aprobado en el Senado.

Que saque sus conclusiones. Que, como cotidianamente lo hace, las apruebe en sus términos o las modifique enriqueciéndolas, como ha sucedido con otras minutas del Senado que han ido a la Cámara de Diputados y como también ha sucedido con minutas que de Diputados llegan al Senado y que se modifican para beneficio del país. Esto se llama un Congreso en donde hay cámaras de origen y revisoras.

Estamos ante algo normal que debe suceder.  Y confiaría, en mucho, en que algunos otros temas que nosotros no abordamos, ellos lo puedan abordar soberanamente y resolver lo que sea conveniente para el país.

De ahí que me extraña que me digan que existen voces que mencionan que hay algunas ideas también de reforma política, que no fueron previstas en el Senado, cuando en el Senado no están depositadas esas iniciativas.

Es elemental que se concluya que si las iniciativas están en la Cámara de Diputados, el Senado no puede dictaminar iniciativas de aquella Cámara.

Esto es de primaria, lo tienen que saber aquéllos que de una u otra forma tienen la responsabilidad de legislar, como la Cámara de Diputados de ninguna manera podría dictaminar iniciativas que están depositadas en la Cámara de Senadores.

Es por ello que no existe problema alguno, más allá de lo que quieran hacer aparecer los que de una u otra forma buscan alentar las diferencias entre senadores y diputados.

De parte del Senado de la República el mayor de nuestros respetos a la Cámara de Diputados.

Por cierto, nosotros resolvimos lo que hemos venido estudiando desde hace ya varios años, desde que decidimos hacer una Ley para la Reforma del Estado; en donde escuchamos a todos aquéllos que decían qué pensaban debería suceder en el país, para actualizarlo y modernizarlo dentro de la pluralidad.

También desde hace más de un año se depositaron iniciativas por parte del Ejecutivo y de los partidos políticos sobre lo que pensábamos debería contener una reforma política, y que nos invitó a hacer largas negociaciones para encontrar los consensos en estos temas.

En el Senado se legisla responsablemente, no es una tintorería donde se planche ningún asunto.

 

P.- ¿Entonces usted no ve ningún riesgo de que la reforma pudiera congelarse en San Lázaro? Esa sería una pregunta.

Y la otra, ¿Cuál es su punto de vista sobre este proyecto de dictamen, que está en la Cámara de Diputados, sobre la Ley de Seguridad Nacional, que modificó por completo la minuta que el Senado aprobó?

 

R.- Yo estoy convencido e insisto en que la Cámara de Diputados hará un trabajo serio, maduro y responsable al estudiar cualquier minuta que del Senado surja de manera soberana; que el Senado de la República en correspondencia también funcionará de esa manera, para que el Congreso en su conjunto haga su trabajo en un país democrático como el nuestro, dividido en Tres Poderes.

Con respecto a la minuta de Ley de Seguridad Nacional, ésta formó parte de largas discusiones y muy ricas en la Cámara de Senadores, que nos llevó a concluir casi unánimemente –creo que nada más tuvimos un voto en contra– que éste debería ser el camino para que nosotros siguiéramos insistiendo en darle garantías a las fuerzas del orden y a las Fuerzas Armadas en el trabajo que llevan a cabo, sobre todo estas últimas en el auxilio a las policías para el combate a la delincuencia.

También que girase sobre un principio irrenunciable, que es el respeto a los derechos humanos y a las garantías individuales.

La Cámara de Diputados todavía no termina de hacer su trabajo, no ha conocido el Pleno un dictamen de la minuta del Senado, y estamos esperando que ellos lleven a cabo ese esfuerzo, confiados en que estos principios irrenunciables de respeto a los derechos humanos y a las garantías individuales, sean conservados en la misma, pero que seamos lo suficientemente inteligentes y solidarios para darle a las Fuerzas Armadas garantías suficientes en el trabajo que están llevando a cabo en apoyo a las policías en el combate a la delincuencia.

El mayor de nuestros respetos a las Fuerzas Armadas, que están haciendo un ejercicio valiente y responsable, como también el empeño de nuestra palabra, que seguiremos trabajando porque los derechos humanos y las garantías individuales en la libertad de México, sigan respetándose.

 

P.- Entonces, ¿la reforma política podría esperar hasta septiembre para ser analizada y dictaminada por la Cámara de Diputados, en aras –como usted lo dijo—de que sea enriquecida con otras propuestas que ahí están depositadas, o no es un esfuerzo que se está tirando por la borda de 15 meses de análisis en esta Cámara, que ayer se concretó con una aprobación a 16 artículos de la Constitución?

¿Usted urgiría a la Cámara de Diputados a que la dictaminara en este periodo, en un extraordinario o hay una pugna interna entre priistas de ambas Cámaras por este proyecto y por otros que se están dictaminando en una y otra Cámara?

Y sobre la Ley de Seguridad Nacional preguntarle, prácticamente le han cambiado todo el espíritu reformador que salió de aquí. Se pretende la instrumentación al parecer de un estado policial militar en el país, en donde se le dan sobre-facultades tanto al Ejecutivo, como a las Fuerzas Armadas.

¿Qué va a suceder si en ese tenor van las modificaciones y son aprobadas por una mayoría que existe de su partido en la Cámara de Diputados?

 

R.- El Senado ha hecho, como siempre, un trabajo responsable en materia de reforma política. Y hoy suscribiremos –casi unánimemente– también una Ley Federal de Competencia Económica para beneficio del país.

Como Presidente del Senado y como Coordinador de la Fracción Parlamentaria del PRI en esta Cámara, no tengo facultades ni derecho para exhortar, urgir a la Colegisladora, a que haga el trabajo en un tiempo perentorio o preciso.

Lo único que hago es confiar, como siempre lo hemos hecho, en que lleven a cabo su trabajo de manera responsable, mirando siempre por la modernización de México, y eso lo han hecho; de tal suerte que esta reforma política puede ser votada en este periodo, en un periodo extraordinario o después de septiembre, pero estoy convencido que debe existir y que habremos de coincidir con los diputados, que el esfuerzo debe acompañarse con sus reflexiones que siempre son muy valiosas.

Por otra parte, la minuta sobre la Ley de Seguridad Nacional –ya lo dije hace un momento –está siendo estudiada en comisiones. Hay diversas versiones que aparecen sobre lo que podría constituir un dictamen que no ha pasado al Pleno.

Yo esperaría a conocer la versión definitiva de ese dictamen para poder pronunciar al respecto y ser congruente con el eje que hace un momento les comentaba a ustedes, que debe ser el respeto a los derechos humanos y a las garantías individuales.

 

P.- Está en al aire la posibilidad de las candidaturas ciudadanas, y evidentemente el primer paso lo tendría que dar la Cámara de Diputados, al entrar al análisis y aprobación de esta minuta.

¿Es oportuno que aquellos que no están de acuerdo con algunas cuestiones que se integraron a lo aprobado ayer en materia de reforma política aquí en el Senado, hagan un esfuerzo, pongan por encima de los intereses partidistas o políticos el interés de los ciudadanos?

¿Qué posibilidades reales en este contexto le ve usted a que las candidaturas ciudadanas sean un hecho para el 2012?

Por otro lado, si me regala un comentario de la Ley de Lavado de Dinero, que pretende combatir los recursos de procedencia ilícita  y que va a subirse en primera lectura el día de hoy en la sesión.

 

R.- Desde hace mucho tiempo hemos debatido alrededor de que ha sido tal la historia de México, alrededor de un sistema de partidos políticos, que parece haber diluido el interés ciudadano de participar.

Cada vez los mexicanos se sienten más ajenos al Estado mexicano, no obstante que ellos forman parte del mismo, y esto es importante que lo traigamos nuevamente a la discusión.

El ciudadano es parte del Estado mexicano, es por ello que tanto en las candidaturas independientes de los partidos políticos, como las iniciativas ciudadanas, el referéndum deben de aprobarse para que México tenga estos instrumentos de la democracia moderna, funcionando en el siglo XXI.

Somos un país que desde hace tiempo debió hacer  estas reformas, es una muy buena oportunidad de que las concluyamos, por ello confío en que la Colegisladora estudiará este esfuerzo del Senado, y lo apruebe en el momento que crea oportuno y pertinente, y se genere un consenso, y entre más rápido mejor.

Lo importante no es que supuestamente pudieran entrar en funcionamiento en el 2012, o en el 2013, lo importante es que se apruebe y entre en funcionamiento hacía el futuro de este país.

Y coincidamos, sin negar que somos un sistema de partidos políticos, es necesario que las candidaturas independientes de los partidos políticos existan, que no puede ser patrimonio exclusivo de los partidos políticos, el postular candidatos, que también la sociedad organizada y con reglas precisas, pueda postular candidatos a distintos puestos de elección popular, siempre y cuando cumplan con los requisitos que plasma la Constitución, y lo hará también la ley.

Este es un proceso que no debe tener reversa. Toda acción que no considere el paso hacía la modernización, será regresiva, por ello, es que seguiremos trabajando responsablemente y esperando de la Cámara de Diputados –en el momento que ellos juzguen pertinente, cuál es su opinión, su reflexión, si tiene algo que mejorar en la misma, que lo perfeccione–, estaríamos también dispuestos, como siempre, a escuchar sus reflexiones para que este sistema de Congreso bicameral funcione tal cual lo hace, perfeccionando las iniciativas de otros.

Por otra parte, el día de hoy se conocerá en primera lectura la Ley en contra del Lavado de Dinero.

Hemos hecho muchos esfuerzos por darle nuevos instrumentos al Ejecutivo Federal para que combata a la delincuencia organizada y al narcotráfico, estos han sido muchos, que hoy tiene la autoridad, como nunca antes otro gobierno había tenido, pero hace falta este adicional, porque creemos que la mejor forma de combatir a la delincuencia es secando sus bolsillos, para que no sigan financiando y contratando a más personas que se suman a sus grupos delictivos.

Lo haremos de manera responsable, solamente estamos haciendo adecuaciones muy importantes a la ley, porque a la misma se le había pasado considerar, que también donde más suceden estos procesos de lavado de dinero son en las instituciones crediticias y bancarias, y las hemos incluido para que todos estén bajo una supervisión severa que evite que se lave el dinero en este país.

 

P.- Hablando de lavar dinero y de candidaturas independientes, parece que no queda clara, será la ley reglamentaria, ¿Cómo van a financiar las candidaturas independientes, cuáles van a ser candados, cómo las van a blindar, de dónde viene el dinero, sí lo pone el IFE? Si no finalmente no van a ser posibles y será letra muerta. En este sentido, ¿para cuándo tendríamos la ley reglamentaria?

 

R.- Tiene mucha razón, todos estos importantes detalles deberán venir redactados en la ley reglamentaria, pero para que exista una ley reglamentaria, debe de haber un cambio constitucional que todavía no se da.

Ha vivido el proceso en Cámara de Senadores, falta Cámara de Diputados y después el Constituyente permanente que es el 50 por ciento más uno de los Congresos locales.

A partir de ello, estaremos presentando iniciativas concretas para poder garantizar que estas candidaturas independientes, no nada más tengan vida, sino también reglas precisas de comportamiento; en específico,  en  cuanto  al  financiamiento,  hay  quienes piensan –entre ellos, el de la voz– que se debe  abrir el financiamiento que puedan conseguir estos candidatos que surgen fuera de los partidos políticos, de manera individual, no con recursos públicos, que para eso son los partidos políticos, pero la obligatoriedad de que en el caso de que ellos triunfen electoralmente, se les repongan los recursos invertidos en el tope igualitario al que tengan acceso los candidatos de partidos políticos.

Esta es una de las propuestas, pero hay otras más que buscan también no obstruir, sino facilitar la competencia de los candidatos independientes.

 

P.- Sería el blindaje para…

 

R.- Estarían sujetas a la misma supervisión a lo que están sujetos los partidos políticos.

Los partidos políticos –por cierto les recuerdo que desde hace tiempo– ya renunciaron al secreto bancario, para que los recursos que utilizan en campañas políticas puedan ser supervisados. Algo similar deberá  suceder con los candidatos independientes.

 

P.- En materia de reforma política, ¿Qué paso con la reducción del Congreso? es uno de los temas que en las sociedad y en los círculos de analistas les critican, no se redujeron ellos mismos.

Ayer Monreal en tribuna, confirma que va a pedir una auditoría externa a la construcción de la nueva sede del Senado, conocer si usted lo apoyaría, su bancada apoyaría este tipo de ejercicios, sobre todo en el afán de transparentar todo este asunto administrativo.

 

R.- Quiero comentarles que la mayoría de los Grupos Parlamentarios coinciden, la mayoría, en la posibilidad de reducir el tamaño de los integrantes de Cámara de Diputados y Cámara de Senadores.

Inclusive la iniciativa, tanto del Ejecutivo, como del PRI, del PRD, plantean esa reducción, pero la trastocan de manera distinta.

Casi todos coincidimos en una Cámara de Diputados de 400, o de 300, y un Senado no mayor de 96, pero la manera de quererlo llevar a cabo es la que ha hecho la diferencia.

Hay algunos que piensan que debe ser a través de la representación proporcional pura, otros más que creen que es necesario solamente reducir 100 diputados y 32 senadores.

El método es el que no generó consenso, pero la idea  que nos dirijamos hacía ese destino se sigue construyendo.

Lo que se conoció como reforma política, no quiere decir que no sigamos estudiando algunos otros de estos temas que ocupan nuestra atención y la atención de la gente.

Por otra parte, los primeros interesados en que se transparente el trabajo legislativo, y el manejo de los recursos en el Senado, son los mismos senadores, y por eso el Senado decidió desde hace mucho tiempo –desde que se inició la idea de tener un edificio propio, para que en el mismo se celebran tanto las sesiones, como los trabajos del Senado, y dejáramos de vivir de rentado–, se creara un fideicomiso que maneja Banobras y que el mismo fuera el que tuviera que llevar a cabo el uso de los recursos para la construcción de la obra.

De tal suerte que todo esfuerzo porque sea todavía más transparente el manejo de los recursos en el Senado, será apoyado por todos los senadores. No conozco ninguno que esté en contra de ello; aquel que lo manifieste nada más públicamente, es por su interés, pero todos están pensando en ello.

Por cierto, los invito nuevamente a que visiten la página del Senado, en donde estamos buscando que todos tengan claridad sobre la idea y destino de la construcción de una nueva sede del Senado.

Creo que esto ayudará mucho a aquellos que pudieran mostrar alguna molestia por lo que desde hace más de una década estuvo en el pensamiento de los senadores mexicanos, y nos quedaríamos solamente con el enojo del casero al que dejaremos de pagarle más de 100 millones de pesos.

 

Muchas gracias.

 

– – -o0o- – –