14-12-2015

Encuentro con la Escuela Nacional de Cuadros

Buenas tardes a todas, a todos ustedes.

Hoy es un magnífico día para que nosotros hagamos la reflexión natural y, sobre todo, de visión de cómo poder construir un partido hacia el futuro con las y los mejores.

Esta Tercera Generación de Cuadros estoy seguro viene bien fundamentada en los resultados de la Primera y la Segunda Generación de Cuadros del ICADEP.

La Escuela Nacional de Cuadros es el cimiento más firme, con el cual nosotros podemos darle vida a un discurso como el que hemos  pronunciado y con el que nos hemos comprometido, en hacer que este partido político sea un partido de causas y un partido muy cercano a lo que son los sentimientos ciudadanos.

Pero qué mejor manera de lograrlo que capacitándonos y educándonos, sobre todo construyendo nuevas generaciones de mexicanas y mexicanos con espíritu priista, que estén listos a darnos con su solidez ideológica, programática y con su visión de futuro, los espacios más importantes a ocupar en los próximos años.

Felicito a nuestro amigo Guillermo Deloya –ya lo hizo brevemente nuestra querida amiga secretaria general del partido Carolina Monroy– por el trabajo que han hecho, por la manera en cómo ustedes han dado esta oportunidad de que el partido vaya formando a las y los mejores de nosotros mismos –dentro de los 20 y los 30 años–, para poder llevar a cabo tareas partidarias importantes.

Hace un momento platicando con Carolina, comentábamos la importancia de que esta dirigencia –y ella así lo ha procurado, además  el tema de equidad de género– pudiera comprometerse también con el ICADEP, para que en el futuro, en las próximas elecciones,  todos y cada uno de ustedes vayan acompañándonos en la celebración de las mismas.

El PRI lo que intenta no es simplemente presentarse –como es su obligación– en las próximas elecciones para conseguir un triunfo electoral, sino tener la oportunidad de que esas próximas elecciones nos den también la oportunidad de decirles lo que somos, lo que queremos ser a futuro y lo que estamos construyendo para que eso suceda.

Vamos, creo que estos tres años de la segunda alternancia, al frente está el presidente Enrique Peña Nieto, han sido enormemente significativos para un México moderno, para un país diferente, distinto a lo que conocimos.

La audacia con la que el presidente Peña Nieto asumió la responsabilidad de modernizar a México está a la vista. Los resultados estoy seguro estarán presentes hoy y en los próximos años.

Estábamos conversando sobre cómo las reformas que construyó el presidente Enrique Peña Nieto han permitido –que no obstante la crisis internacional, la volatilidad financiera, la caída de los precios del petróleo, no vistas en muchas décadas– que hoy nosotros nos presentemos como un país con enorme viabilidad a diferencia de otros países en el mundo.

No puede pasar desapercibido que no obstante esa caída de los precios del petróleo, hoy éstos no impactan severamente como a otros países en el mundo, de tal suerte que tenemos crecimiento económico estable.

Pero la estabilidad la está dando, sobre todo, una inflación muy menor a la que conocimos durante varias décadas. Hacía mucho tiempo que la inflación en México no era menor al crecimiento económico, y eso –como ustedes lo saben y lo estudian– había generado enorme desigualdad.

Es muy sencillo: si la inflación es mayor que el crecimiento económico, fácilmente se saca la conclusión de que la capacidad adquisitiva de la moneda es también mucho menor, y el deterioro de las economías familiares es el que se va presentado.

Pero no nada más ello, sino que también muchas otras reformas han permitido que una inflación menor esté reflejada en tarifas telefónicas más baratas;  que ya no se cobren las llamadas de larga distancia; que no aparezcan en los recibos muchos de los servicios que no contratábamos y que algunas compañías aplicaban arbitrariamente; que el gas sea mucho más barato.

Que la electricidad para fines industriales se haya reducido a más del 30 por ciento; que la electricidad para las casas habitación de alto consumo se haya reducido en cerca del 20 por ciento; que los de menor consumo ya perciben que las tarifas eléctricas no suben día a día. Tampoco extrañamos aquellos gasolinazos mensuales –de los anteriores gobiernos– con los cuales se nos agredía económicamente.

Hay una serie de resultados que se van dando, pero los más importantes son que México pisó los umbrales del Siglo XXI, después de haber transcurrido un década.

Seguíamos con una forma de conducir a nuestro país como del Siglo XX cuando ya estábamos en el Siglo XXI. Este gobierno ha puesto las bases de lo que es transitar de un siglo a otro.

Por eso es importante que la capacitación, la formación que ustedes están adquiriendo en la Escuela Nacional de Cuadros, privilegien las elecciones no nada más para ganar, para tener un triunfo electoral, sino para poder nuevamente ideologizar, capacitar, argumentar, ser los mejores en la contienda y, sobre todo, nosotros dar una visión de largo alcance en lo que queremos hacer con el triunfo electoral.

Porque nada es peor que –como el mismo Luis Donaldo Colosio, amigo nuestro, nos comentaba– si bien es cierto que el poder desgasta, lo que más desgasta es el no poder hacer las cosas.

Y en esa parte es donde hoy está la Escuela Nacional de Cuadros, ahí es donde pone el interés el ICADEP y por eso nosotros lo queremos distinguir: porque el ICADEP ha formado en la primera generación a 324 priistas, sólidamente, argumentadores y con una visión programática del futuro; en la Segunda Generación con 357 mexicanas y mexicanos que hoy vienen a fortalecer al partido; y en esta generación que hoy estamos dándole vida, inaugurando la misma, con 426, las Almas Nayelis, las Fernandas, los Alfonsos y también los Ricardos, deberán de multiplicarse y multiplicando a cada uno de ellos como los mejores, estoy seguro que como partido alcanzaremos a ser el mejor.

Esa es la base y el sustento de un partido político: formar a sus próximas generaciones.

De ahí lo que bien mencionaba hace unos momentos la misma Alma Nayelli y Ricardo, dijeron que el entreveramiento generacional al que también se refería Fernanda Bayardo, nos permite a nosotros seguir vigentes.

Son muchos años de un partido político que ha permanecido porque se ha sabido transformar, porque nuestra Revolución la hicimos evolución y porque esa evolución es la que a nosotros nos da la fortaleza de permanecer. Ahí se encuentra el sentido de lo que es un partido político como el PRI y a eso nos hemos dedicado en esta dirigencia.

De eso es lo que les hablaba y bien Carolina, cómo ha podido transcender, no obstante fue la primera vez que desobedeció a sus padres de no ser secretaria bilingüe en su momento, pero es Secretaria General del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, ex presidenta municipal, diputada local, diputada federal y vayan ustedes a saber qué más cosas con su capacidad va a ser suficiente obtener.

Lo que comentamos Carolina y yo es que esta dirigencia debe confirmarlo, porque pedimos a todos los que son miembros de la Primera, Segunda y Tercera Generación –que se encuentran ya incluidos–, sus principales exponentes, que nos apoyen en las 14 elecciones que tendremos en el 2016, siendo parte del principal sustento con el cual se pueda hacer una campaña política propositiva y enseñar que somos los mejores, y por eso pedimos la confianza de la población para poder gobernar.

Pero si somos los mejores y ustedes nos pueden ir apoyando para que eso suceda en todas las elecciones, siendo el principal sustento, por qué no lo instituimos en esta dirigencia –y eso decíamos la Secretaria General del partido y yo, sin ponerlo en algún documento básico pero haciéndolo nuestro—que mínimamente el 10 por ciento de las mejores calificaciones que se obtengan en cada una de las generaciones, nos comprometemos a que sean candidatos de algún puesto de elección popular en nuestro partido.

Yo les veo a las mejores calificaciones de la Escuela Nacional de Cuadros del ICADEP, rostros fácilmente de identificar, de diputados locales, de diputados federales, de presidentes municipales, de regidores, de síndicos, de todo aquello que pueda darle verdaderamente fortaleza a una función pública; porque si nos estamos preparando es para eso, para ser los mejores y gobernar mejor que cualquier otro.

Y si ustedes son parte de los mejores, también deberán ser composición de la estructura de los mejores ayuntamientos y de las mejores Cámaras –de Diputados tanto locales como federales– y de ahí en adelante.

Ese es el compromiso que asume esta dirigencia con el ICADEP, el seguimiento puntual para que esto se promueva en cada una de las regiones lo llevará a cabo tanto la Secretaria General, como el Presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI. Lo queremos hacer como un compromiso el día de hoy, para de esta manera ser congruentes –como bien se ha dicho aquí- con lo que estamos haciendo y con lo que vamos a hacer.

Por eso el día de hoy para nosotros es muy importante darle vida a esta Tercera Generación de cuadros, en el entendido y confianza que tenemos de que esta Tercera Generación tomará lo mejor de la Primera y la Segunda Generación, y sentará las bases de las futuras generaciones de cuadros del Partido Revolucionario Institucional. Estoy seguro irán en la ruta de gobernar y mucho mejor a nuestro país en el futuro.

Nosotros aquí estamos dándole un banderazo de salida a las futuras generaciones gobernantes de México y eso solamente se logra cuando se pone interés, cuando existe convicción, cuando se tiene el talento y sobre todo cuando todo eso se rodea con una capacitación de calidad y con una visión de futuro.

Felicidades a esta Tercera Generación de cuadros, felicidades al ICADEP y enhorabuena para todos ustedes.

Hoy estamos aquí en esta inauguración de la Tercera Generación de Cuadros del ICADEP, de la Escuela Nacional de Cuadros, haciendo compromisos específicos con todos ustedes.

La Primera y la Segunda generación han sido para nosotros sumamente importantes y las queremos incorporar a todas las campañas políticas: van a ser el refuerzo fundamental, ideológico y programático de cada uno de nuestros candidatos, queremos sembrarlos en cada una de esas entidades, en cada uno de esos municipios.

Estoy seguro que ustedes serán quienes le den contenido superior a las campañas políticas, ahí es donde nosotros ciframos nuestras esperanzas.

Vamos a competir para ganar, pero queremos ganar para gobernar mejor.

De tal manera que eso solamente lo podemos llevar a cabo con los mejores y los mejores están en la Escuela Nacional de Cuadros del ICADEP, el ICADEP que es del PRI y el PRI siempre será mejor para gobernar.

Muchas gracias.