En democracia se gana y se pierde

Pregunta.- ¿Hay una división entre las dos Cámaras? ¿Cómo hacer para evitar esa confrontación que se está dando?

 

Respuesta.- Es una sana división por eso se llama Congreso bicamaral, en donde el Senado y la Cámara de Diputados viven una vida distinta y complementaria. Lo que se aprueba en una Cámara se revisa en la otra, y viceversa.

 

Lo que debería extrañarle a quienes quieren acuñar la palabra división, es que no se le diera a una de las Cámaras, el derecho constitucional de sesionar en un periodo extraordinario.

 

¿A quién se le podría ocurrir que se podría detener un periodo extraordinario de sesiones de una sola Cámara? Sí, la Constitución así lo señala, sobre todo para cumplir con sus obligaciones, para eso nos pagan a los diputados y a los senadores, para resolver los asuntos en beneficio del país.

 

Y los temas que vamos a ver en el periodo extraordinario –el próximo martes– son sumamente importantes: la deuda de los estados y municipios que debe de acotarse; esto acompañado por un nuevo Código de Procedimientos Panales Único, para eso tenemos que hacer una Reforma Constitucional; y adicionalmente un Registro Público de la Propiedad y Catastro, armonizado en el país, que tanta falta hace a la modernidad; junto con nuestra facultad exclusiva de nombrar al consejero faltante del IFE.

 

La Cámara de Diputados cumplirá en este periodo extraordinario con sus obligaciones. Hoy no es tiempo de descansar, es tiempo de trabajar.

 

P.- En el caso de deuda de los estados, ¿va tener que regresar al Senado y tendría que esperar entonces hasta septiembre?

 

R.- Si ellos quieren, y si es su voluntad podrían hacerlo desde antes, para eso están los periodos extraordinarios.

 

Los periodos extraordinarios se deben hacer cuantas veces sean necesarias, para que el país avance con velocidad.

 

Un legislador no puede burocratizarse y ver nada más como en los periodos ordinarios, desahogan lo que quieren y a capricho; para eso los periodos extraordinarios sirven, para cumplirle a México.

 

P.- ¿No ve riesgo de que congelen lo que ustedes aprueben en el Senado, debido a este diferendo que hay?

 

R.- No lo veo. Esto sería atentar en contra de México, porque si le conviene a México hay que aprobarlo.

 

Legislar bajo capricho de algunos, porque todos, en su gran mayoría   –eso hay que decirlo y publicarlo– de los senadores y diputados que acuden a la Comisión Permanente, votaron a favor del periodo extraordinario, solamente hubo un voto en contra y tres o cuatro abstenciones.

 

Démosle el justo tamaño a lo que tenemos y cumplamos con nuestra responsabilidad.

 

P.- Sobre el caso de Baja California y la decisión allá del PRI, de que no se impugne el resultado.

 

R.- Hoy lo dijo bien el presidente del PRI, César Camacho, nosotros no podemos ser demócratas selectivos, que por un lado guste la democracia cuando ganamos, y en donde no nos favorece que no guste.

 

El PRI debe ser consecuente y que bueno que así ha sido.

 

P.- ¿No se hizo esto para que el PAN no saliera del Pacto? ¿Darle la gubernatura, no impugnar?

 

R.- Hay muchos rumores alrededor, pero la realidad es que se hizo porque la votación de esa alianza, entre la derecha y la izquierda, ganó en Baja California.

 

Vamos, en buena parte del país la derecha está ganando con el apoyo de la izquierda. Esa es la paradoja.

 

P.- Inaudible.

 

R.- No, el esfuerzo fue mayúsculo. El crecimiento del priismo fue importante. A veces se gana, y se pierde, así es la democracia, que nadie se asuste.

 

P.- ¿Cuál fue el error en Baja California, que no ganara el PRI, para que no hubiera alternancia?

 

R.- Veo la claridad más bien del PRI, de ir con un proyecto partidario único, y no con una confusión de una propuesta entre dos corrientes que no se hablan en sí mismas.

 

Lo que deseamos es suerte para los bajacalifornianos. Ojalá y esa alianza entre la derecha y la izquierda no termine por confundirlos más de lo que ya están.

 

P.- ¿Hubo un acuerdo para que Madero no saliera del Pacto?

 

R.- Eso es lo que he escuchado, sobre todo en las preguntas de algunos de ustedes, pero no tengo ninguna respuesta para ello. No me consta.

 

P.- ¿No está ganando con la complacencia del PRI, el PAN?

 

R.- No puede ser eso. Está ganando, no obstante que nosotros hicimos nuestro trabajo.

 

P.- ¿Qué le augura a esta alianza del PAN-PRD?

 

R.- Yo a los bajacalifornianos les deseo suerte.

 

—000—