Elección ciudadana: piedra angular en democracia

Da click aquí para escuchar y descargar el audio del comentario del diputado Beltrones: http://beltron.es/bxoai

Muy buenos días a quienes nos escuchan.

Como ustedes seguramente han podido constatar, el pasado domingo 5 de abril empezaron con enorme intensidad las campañas políticas para esta elección intermedia que se realizará el próximo 7 de junio, y ahí se renovarán más de 2 mil cargos de elección popular, entre los que se cuentan los 500 asientos de la Cámara de Diputados, nueve gubernaturas, el congreso local en 17 entidades, las alcaldías de 16 Estados y las 16 jefaturas delegacionales en el Distrito Federal.

Se trata de un nuevo ciclo de renovación de toda la representación popular y de las autoridades locales, que comienza con 300 distritos de todo el país, en un ambiente pacífico y sin incidentes, lo que da confianza a todos los ciudadanos. La disputa por el voto será ardua y en ocasiones ríspida, pero esto es una característica de una sociedad plural y diversa como la que tenemos.

Por nuestra parte, los legisladores actuales, hemos fortalecido a las instituciones y las reglas electorales. Todos los partidos políticos participaron en este diseño de las reformas e, igualmente, todos estamos obligados a actuar conforme a las nuevas  leyes que aprobamos.

Estén seguros que habrá una mayor fiscalización de los gastos de los partidos y candidatos, que para algunos resultan molestas, y también habrá sanciones más estrictas y expeditas a quien viole las disposiciones, que garantizan una competencia equitativa

Se trata que los ciudadanos tengan plena certeza que su voto se respeta y de que se obedezcan sus decisiones, ya que eso es lo que asegura una participación masiva como la que esperamos el 7 de junio. 

Recordemos que la democracia es la mejor forma de gobierno y en ella, los ciudadanos deciden quién los representa y ejerce la autoridad. Esta es la piedra angular de la democracia y, por ello, en la competencia electoral no se debe buscar destruir o denigrar al adversario, sino tratar de superarlo con mejores propuestas y opciones de gobierno. 

Nadie debe coartar, coaccionar o condicionar el voto, mucho menos ejercer violencia para impedir que se ejerza el sufragio, porque además de ser un delito, se atentaría contra la libertad y los derechos de los demás.  

Estemos seguros que la suma del sufragio popular es lo que dará vigor y fortaleza a la ruta de transformación que hemos emprendido para superar nuestros problemas de empleo, desigualdad, pobreza y generar mayor bienestar social.

Es que todos tenemos el derecho y el deber de participar en este proceso renovador conforme a nuestras ideas y convicciones. Hagámoslo en plena libertad y con la certeza de que nuestro voto será respetado.    

La ruta ya está definida, el día es el 7 de junio

Muchas gracias. 

—000—