Construimos acuerdos entre distintas visiones

Da click aquí y escucha y descarga el audio de las palabras del diputado Beltrones http://beltron.es/a2gru

Da click aquí para ver el video de las palabras del diputado Beltrones: http://beltron.es/83e3v

 

Gracias presidente.

 

Sin duda México avanza y su pluralidad –por cierto, su sana pluralidad– nos permite observar, escuchar y resolver sobre distintas visiones de lo que es el país y lo que debe ser en el futuro.

 

No es obra de un gobierno, de un año, sino es de muchos años y de varios gobiernos que han intentado modernizar al país, y ponerlo en mejores condiciones que las que hemos tenido.

 

Durante varias campañas lo que hemos escuchado es que las cosas no están bien, que hay que hacer algo para poderlas resolver, y que hay que hacerlo juntos.

 

Aquí en esta Tribuna, en el Senado o en la Cámara de Diputados, hemos escuchado múltiples discursos –una y otra vez–, con esa visión distinta de México, algunos de ellos acompañados de descalificaciones, otras más de algunos insultos o agravios, pero todos ellos respetables dentro de la visión que tienen de nuestro país.

 

Muchos hemos procurado avanzar construyendo acuerdos, entre visiones distintas y entre quienes pensamos de manera diferente.

 

No ha sido poco lo que hemos hecho; en los últimos 16 meses hemos hecho 16 Reformas Constitucionales, es algo tan importante que se nos exige a los mexicanos.

 

El Congreso ha estado a la altura de esta circunstancia, de hacer que las cosas cambien, que las cosas buenas pasen.

 

Así fue como juntos hicimos una trascendental reforma en materia de Educación; así es como juntos, acordando y negociando, acercándonos dentro de nuestras diferencias, hicimos una reforma en Telecomunicaciones; así es como juntos, acompañándonos, pensando en México, hicimos una reforma profunda en materia de Competencia. Algunas de ellas todavía necesitan sus leyes reglamentarias para que funcionen a cabalidad.

 

Así es como juntos –también– caminamos haciendo una reforma en materia Financiera, lo hicimos también con una reforma Hacendaria; así es como juntos caminamos haciendo una reforma en materia de Transparencia; y otra más que acaba de terminar el Senado, en materia de Anticorrupción; así es como con visiones distintas, pero acordando con la fuerza suficiente hemos hecho una reforma en materia Energética.

 

Dije visiones distintas, porque respetando lo que aquí se ha dicho en muchas ocasiones, no coincidimos con lo que se pueda haber comentado al respecto.

 

Creemos que más allá de los discursos, naturales, con tono         político-electoral, legítimo y legal, como sucede en estas ocasiones, está el seguir encaminándonos a la transformación de este país, dentro de la legalidad.

 

No  es  la  primera  vez  que  se  reforma  el Artículo 27 Constitucional –sacrosanto–; lo hemos hecho en otras ocasiones, por cierto, se hizo en materia Agraria.

 

No es la primera vez que tocamos algunos otros 
Artículos que parecían invencibles, o deberían permanecer inmaculados. Lo hicimos también en otras ocasiones, con el mismo Artículo 130, o el 123.

 

Vamos, para eso está el Congreso, para poder traducir las necesidades del país, en reformas que nos permitan avanzar, salir de la mediocridad en la que nos hemos encontrado por muchos años, esa que no nos ha dejado crecer económicamente y por ello genera pobreza, desigualdad, incluso hambre.

 

Es la hora de tomar decisiones, debatir, acordar, construir, caminar, avanzar. Esa es la verdadera exigencia que tenemos todos en este México moderno.

 

De las reformas que aquí hemos enumerado y muchas más que se encuentran en su imaginación, hacen el nuevo perfil del México que debe construir más igualdad dentro de nuestras diferencias.

 

Por eso es que me congratulo –y también mi grupo parlamentario–, que el día de hoy, aquí en la Comisión Permanente y como lo hemos hecho en muchas ocasiones, se haya hecho la Declaratoria de Constitucionalidad, con lo cual cerramos una parte del debate.

 

Por cierto, no es un debate de semanas, ha sido un debate –como bien se ha dicho aquí– de muchos años, en los cuales, dentro de la alternancia nos ha tocado fijar posiciones distintas, pero siempre buscamos construir.

 

Lamento que en algunas ocasiones, se mencione que en los otros años, no pudimos hacer una Reforma Constitucional –como ésta–, pero la verdad es que nadie presentó una iniciativa de Reforma Constitucional.

 

Es la primera vez, en la cual los grupos parlamentarios y el Ejecutivo, han presentado iniciativas de Reforma Constitucional en materia de modernización energética y avanzamos juntos; en el 2008 con un gran esfuerzo en reformas legales; hoy en reforma constitucional y posteriormente en reformas legales que la consolidan.

 

Por ello, creo que hoy siguiendo esa ruta de que lo que tenemos no es lo que queremos, y estamos construyendo verdaderamente lo que debemos al país, es que sabemos perfectamente bien que los problemas no se van a resolver por arte de magia, ni menos abogando por resistencias absurdas.

 

Lo haremos caminando juntos, dialogando y construyendo, respetando nuestras diferentes visiones sobre el México que tenemos.

 

Pero no es simplificando el debate; no es con descalificaciones; no es simplemente con consignas maniqueas entre pretendidos nacionalistas hipócritas, y entre aquellos que sí estamos pensando que los cambios son obligados.

 

Por ello, es que aquí y en cualquier lugar habremos de sostener que si México avanza, es porque también avanza en el respeto que nos debemos unos a los otros, aún cuando tengamos distintas formas de ver el panorama.

 

El mayor riesgo que tenía este país, es no hacer nada o seguir a aquellos que no proponen nada y que se quedan paralizados por el tiempo y por la derrota.

 

Hoy nuevamente avanzamos aquellos que quisimos construir. Y atrás se quedaron los que no tienen otra que ofrecer, más que su amargura.

 

Muchas gracias.

 

—000—