Aprobaremos reforma hacendaria que beneficie la economía familiar

  • No será fácil terminar con privilegios fiscales
  • El régimen fiscal define impuestos no contribuciones discrecionales
  • Oportuno el Programa de Aceleración del Crecimiento ante desaceleración
  • Antes del 20 de octubre tendremos reforma hacendaria y ley de ingresos

Promoveremos la aprobación de una reforma hacendaria y un paquete económico que beneficien la economía familiar de los que menos tienen con medidas fiscales redistributivas y que alienten, de inmediato, el crecimiento y el empleo ante la desaceleración económica que atravesamos, sostuvo el diputado federal Manlio Fabio Beltrones.

 

Con enorme responsabilidad, realizaremos los ajustes necesarios para terminar con los privilegios fiscales y garantizar el financiamiento de los derechos sociales en materia de pensiones para adultos mayores y el seguro de desempleo, así como el gasto educativo, el de salud y el necesario en infraestructura.

 

Reconocemos la sensibilidad del gobierno federal al omitir la aplicación del IVA en alimentos y medicinas y garantizaremos que la reforma fiscal tenga un amplio sentido social y de justicia, que sea una reforma progresiva que grave más al 1% que percibe ingresos mayores a 40 mil pesos mensuales y evite el sentido regresivo que tendría para la mayoría de las familias el cobro del IVA en alimentos, medicinas y en las colegiaturas, afirmó el coordinador parlamentario en reunión con integrantes de la Liga de Economistas Revolucionarios.

 

No será fácil terminar con los privilegios fiscales, pero si queremos superar las enormes desigualdades sociales y regionales que aquejan al país y crecer a mayor velocidad y con equidad, necesitamos reducir los regímenes especiales y los tratamientos preferenciales, eliminar la consolidación fiscal y gravar la actividad bursátil, como en cualquier parte del mundo, y en particular en el actual contexto recesivo global, el régimen fiscal define impuestos, no pagos sujetos a consenso y a la discreción.

 

Reconocemos también la pertinencia del Programa de Aceleración del Crecimiento porque, entre otras medidas, ayudará a las familias en la adquisición de bienes durables, incentivará el consumo y el crédito familiar y productivo, además de que acelerará el gasto público en equipamiento hospitalario y en la renovación del parque vehicular de transporte público.

 

Con estos criterios, discutiremos y aprobaremos antes del 20 de octubre tanto la Ley de ingresos como una reforma hacendaria y social que mantengan la estabilidad económica y protejan la economía de las familias, concluyó el líder parlamentario.