04-03-2016

87 Aniversario del PRI

Palabras del presidente del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario Institucional, Lic., Manlio Fabio Beltrones Rivera., en el acto conmemorativo del LXXXVII aniversario del PRI, celebrado en el  Auditorio Plutarco Elías Calles, de la sede nacional priista, el viernes 4 de marzo de 2016.

Señoras y señores Consejeros de este Consejo Político Nacional.

Señora Secretaria General del Comité Ejecutivo Nacional, amiga Carolina Monroy.

Señores Coordinadores Parlamentarios, del Senado de la República, Emilio Gamboa Patrón; de nuestra Cámara de Diputados, César Camacho Quiroz.

Saludo con enorme afecto y respeto a nuestros líderes y dirigentes de sectores y organizaciones, en especial a quien recientemente ha sido electo Secretario General de la CTM, a nuestro querido amigo Carlos Aceves del Olmo.

Señora y señores expresidentes del Comité Ejecutivo Nacional del PRI.

Señora gobernadora y señores gobernadores.

Señoras y señores integrantes del Gabinete Presidencial.

Señoras y señores senadores de la República, señoras y señores diputados federales.

Amigos presidentes de los comités directivos estatales.

Amigos diputados locales y presidentes municipales que hoy nos acompañan.

Candidatas y candidatos a gobernadores, a presidentes municipales, a diputados locales que hoy nos honran con su presencia.

Señoras y señores:

Conmemoramos hoy 87 años de vida del Partido Revolucionario Institucional, nuestro partido y, hoy como ayer, damos plena vigencia a su capacidad de transformación revolucionaria, con renovadas aspiraciones de justicia y libertades como las que nos dieron origen.

En esta fecha reivindicamos el valor de la política, esa que puso fin a disputas sangrientas por el poder y fundó la vía institucional por donde el país transita con estabilidad, desarrollo y paz hasta nuestros días.

Por ello, esta conmemoración cobra pleno sentido si somos capaces de ver al PRI de ayer con los ojos del presente y una visión de futuro.

Porque la revolución hecha partido que propició el progreso con reivindicaciones sociales en el Siglo XX e hizo de la política el instrumento fundamental del cambio con orden y estabilidad, hoy nos llama a transformar la realidad en un marco democrático para enfrentar los retos de este Siglo con base en la ley y en las nuevas instituciones.

Así, hoy el PRI cumple años. En 87 años, institucionalizamos la revolución del XX y revolucionamos las instituciones para construir el nuevo Siglo.

Así, hoy el PRI de la revolución del Siglo XXI asume el reto de la política para transformar a la sociedad y volver a los ciudadanos más protagonistas de las decisiones públicas.

Ésta revolución, a diferencia de la de 1910, es una revolución pacífica, transformadora y que mira hacia el futuro, en un mundo globalizado en el que nadie puede avanzar por sí solo.

Recordemos que en el 2000 dejamos de estar al frente del gobierno y que en el 2012 recuperamos la Presidencia de la República en la segunda alternancia en nuestro país y en condiciones de intensa competencia; con nuevas reglas e instituciones fortalecidas por reformas que, en esos años, como oposición leal, pactamos en un escenario de pluralidad, pensando siempre en la estabilidad del país y de su sistema democrático.

Ganamos en el 2012 por nuestra unidad fortalecida en el diálogo y porque fuimos capaces de coincidir entre nosotros en la urgencia de dotar de contenido al proyecto necesario para romper la inercia de mediocridad e inmovilismo de dos sexenios que no supieron, ni pudieron, ofrecer las respuestas que el país necesitaba y, por el contrario, exacerbaron sus problemas.

Ganamos para avanzar, no para retroceder. Se optó por revolucionar y modernizar al país y no sólo por administrar el gobierno como se hizo en los 12 años anteriores.

Ese proyecto transformador de México lo encabezó como candidato del PRI Enrique Peña Nieto y hoy lo lleva a la práctica con visión y firmeza desde el gobierno. Desde aquí, su partido lo saluda con afecto y respeto.

Fue el ejercicio de la política el que permitió la concreción de un pacto democrático para abrir camino a las reformas, hizo viable su aprobación en el Congreso de la Unión y hoy permite la consecución del cambio con su instrumentación. Vamos, conseguimos hacer una nueva revolución.

Fue así que el PRI y su gobierno hicimos la revolución de la Energía, con un nuevo modelo mexicano enfocado a hacer de los hidrocarburos y de la electricidad un motor de la productividad de la economía, con inversión pública y privada, preservando el principio de soberanía sobre los recursos del subsuelo y mejorando los precios de electricidad y combustibles para los hogares.

Así también con todas estas reformas hicimos la revolución de las Telecomunicaciones, para romper monopolios y fomentar la competencia que permite modernizar el sector y diversificar la oferta de los servicios, atraer inversiones, alentar el crecimiento en áreas económicas estratégicas, crear empleos y beneficiar con mejores precios a los usuarios de telefonía, internet y medios digitales de comunicación. Aprovechando esas tecnologías, hoy envío un saludo a quienes nos ven y escuchan a través de redes sociales e internet.

Además, hicimos la revolución del Sistema Financiero para alentar el crédito productivo y mejorar su cobertura con mejores condiciones para grupos más amplios de la población. Para facilitar el acceso a la vivienda.

Esta es la hora en que estamos haciendo la revolución del Sistema Educativo para romper cacicazgos de todo tipo y elevar la calidad de la enseñanza, como el instrumento igualador que es, en beneficio de nuestros niños y jóvenes.

Hacemos la revolución del Sistema de Justicia para generar certidumbre y continuamos en el camino del perfeccionamiento de nuestro régimen político y de sus instituciones democráticas.

Entramos de lleno en estos tres años a la revolución de la Competitividad y de la productividad de nuestra economía para crecer y generar empleo, abrir oportunidades y un mejor horizonte de futuro a las nuevas generaciones de mexicanos.

Es así como, leales a nuestro origen, estamos haciendo la revolución del Siglo XXI, para superar con urgencia los rezagos acumulados por la pobreza y desigualdad que sólo se pueden combatir efectivamente con un crecimiento sostenido en el tiempo, con mejor educación, con mejores políticas públicas y una distribución regional del crecimiento sin marginación ni exclusiones.

Compañeras y compañeros priistas:

Sabemos que no somos ajenos a las dificultades que vive el mundo, pero hoy tenemos mayor capacidad de respuesta y recuperación gracias a los cambios necesarios emprendidos en los pasados tres años.

Esta revolución del Nuevo Milenio es nuestra plataforma de cambio y es nuestra oferta política en este 2016 y en adelante para ganar las elecciones.

El PRI actual es un PRI en movimiento, un PRI de cambio con rumbo, en plena revolución pacífica.

Iniciamos el año con un inobjetable triunfo en Colima, a pesar de los ardides legales de nuestros adversarios que nos querían arrancar en los tribunales lo que no pudieron ganar en las urnas y los derrotamos dos veces, dos veces les ganamos en Colima.

Ahora, estamos a 97 días de las elecciones del 5 de junio y nos preparamos para continuar defendiendo nuestra revolución para un país moderno.

Estamos haciendo política, una política de diálogo y más diálogo, no nos cansamos de dialogar para construir acuerdos entre nosotros y hacernos fuertes con unidad.

Por ello, saludo a la sólida clase política que, con su talento y lealtad, hicieron posible ese proceso de unidad con inclusión que nos llevará al triunfo. También saludo con gran afecto y solidaridad a nuestros candidatos a gobernador: de Chihuahua a Enrique Serrano; de Durango a Esteban Villegas; de Hidalgo a Omar Fayad; de Oaxaca a Alejandro Murat; de Puebla a Blanca Alcalá; de Sinaloa a Quirino Ordaz; de Tamaulipas a Baltazar Hinojosa; de Tlaxcala a Marco Antonio Mena; de Zacatecas a Alejandro Tello; así como nuestros precandidatos de Aguascalientes, Lorena Martínez y de Veracruz a Héctor Yunes. Además a Mauricio Góngora, a quien el día de hoy, los sectores y organizaciones se pronunciaron por su candidatura a la gubernatura de Quintana Roo.

Con ellos vamos a las elecciones del 5 de junio convencidos de nuestro proyecto, con alianzas bien sustentadas y dispuestos a ganar para formar gobiernos estables que le cumplan a nuestra gente.

Es que no se trata simplemente de ganar, sino de gobernar mejor y en beneficio de los que más nos necesitan.

Es la hora del trabajo partidista y de la suma de todos los priistas.

Vamos con decisión al encuentro de los jóvenes, de las mujeres y hombres que simpatizan con nosotros y de los ciudadanos sin partido.

Usaremos los medios de comunicación tradicionales y también los modernos medios de comunicación digitales, la interacción con las redes sociales para debatir la agenda pública y nuestras propuestas. Pondremos especial atención a los jóvenes en el entendido de que solo se envejece cuando se pierde la audacia.

Vamos a seguir revolucionando la realidad con las armas del imprescindible quehacer político; de la política democrática.

También, en el PRI estamos listos y con propuestas para entrar al debate de la nueva Constitución de la Ciudad de México, e incluir en ella las innovaciones que demandan sus ciudadanos para hacer realidad los derechos ciudadanos y la democracia participativa que su modernidad exige.

Para nosotros no hay temas vedados ni viejos tabúes en el propósito de seguir revolucionando nuestra vida democrática.

Sólo los conservadores y los timoratos no cambian y aun retroceden, son retrógradas autoritarios.

Somos orgullosamente revolucionarios. Con verdad y entrega, venceremos a los conservadores de siempre y a los nuevos conservadores de una falsa izquierda que se disfrazan de demócratas.

Nuestro reto es construir sobre lo ya avanzado sin dividir, reformar sin excluir y modernizar sin destruir.

Nuestra misión es ser un instrumento al servicio de la ciudadanía, al lado del Gobierno de la República y de los gobiernos locales emanados de nuestras filas.

Seguiremos siendo el partido que representa y defiende los intereses de los trabajadores, los campesinos, las clases medias, los sectores populares y que enarbola las causas ciudadanas.

Somos el partido del cambio con rumbo y del respeto a las instituciones y así queremos vernos en el futuro. Solo de esa manera conquistaremos una confianza, duradera, de la ciudadanía.

Somos un partido que no teme a la crítica propositiva y que ejerce la autocrítica como un elemento positivo de su desarrollo político.

Somos, orgullosamente, el partido de la revolución que avanza y transforma.

¡ Somos el partido de la revolución del Siglo XX y que hizo la revolución del Siglo XXI !

México y el PRI tienen en Enrique Peña Nieto a un Presidente de la República visionario y valiente.

Aquí frente a nuestra buena historia, frente a los ex presidentes del PRI, frente a María de los Ángeles Moreno, a Roberto Madrazo, a Jorge de la Vega Domínguez, a José Antonio González Fernández, a Gustavo Carbajal Moreno y don Adolfo Lugo Verduzco, les decimos:

¡Tenemos proyecto de país; actuamos con unidad, lealtad e inclusión¡ ¡Y contamos con los mejores candidatos, hombres y mujeres, para asegurar triunfos legítimos e incuestionables el próximo 5 de junio !

¡Eso habla por sí solo de que militamos en un auténtico partido político nacional¡

¡ Que viva el PRI !