08-10-2015

AAT: el primer Tratado de Libre Comercio tricontinental

Muy buenos días a todos quienes nos escuchan:

Hace unos días nos enteramos que ya concluyeron las largas negociaciones que se habían llevado a cabo para concretar el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés) integrado por 12 naciones, entre las que se cuenta México.

Ustedes se preguntarán –como muchos más– cuál es la relevancia de este Acuerdo, por qué se considera histórico en materia comercial y por qué debemos felicitarnos como país de formar parte de éste, una vez que sea ratificado por los congresos respectivos.

Se trata de un acuerdo multilateral, singular, porque es el primer Tratado de Libre Comercio (TLC) tricontinental que incorpora a países de Asia y América, además de Australia, y que vincula economías de distinto tamaño y grado de desarrollo, sin que las barreras arancelarias sean un obstáculo para el intercambio comercial. Vamos, es la modernidad comercial en donde nosotros estamos incluidos.

El Acuerdo es de suma importancia porque abre las puertas a nuestros productos y representa nuevas oportunidades de negocios para el sector productivo mexicano en los mercados de Australia, Brunei, Malasia, Nueva Zelanda, Singapur y Vietnam, naciones que registrarán el mayor crecimiento económico en los próximos 25 años.

Al tener un tratado de libre comercio con Estados Unidos y Canadá –que también forman parte del TPP–, México fortalece la integración de sus cadenas productivas con nuestros socios comerciales y nos encaminamos a constituir la región económica más competitiva del mundo.

Resulta de suma importancia decir que, si bien estamos seguros de la negociación de 1994 con la que iniciamos esta ruta de modernización y globalización mexicana, que tanto éxito nos ha traído con el Tratado de Libre Comercio que actualmente conocemos; en esta larga negociación comercial para el Acuerdo Transpacífico se han resguardado los intereses y empleos nacionales en la industria automotriz y de autopartes, en la textil y del vestido, los productos agropecuarios como arroz, productos cárnicos y el sector de lácteos, lo digo porque a muchos les preocupaba.

Otro dato relevante es que los 12 países que forman parte del TPP representan 40% del PIB global –el Producto Interno Bruto del mundo– y son el origen de más de la mitad –cerca del 55%– de la inversión externa recibida por el país desde 1999.

Hay que decirlo y claro: el significado de la activa participación de nuestro país en la negociación de este acuerdo que pone a México a la vanguardia en materia comercial, garantiza los derechos laborales y la gestión responsable del medio ambiente y, sobre todo, es un paso más en la senda del crecimiento económico con mejores empleos y más oportunidades de bienestar para nuestra población, lo que tanto deseamos, sobre todo en estos momentos tan aciagos de la economía mundial.

Al PRI le interesa mucho poderles decir a todos ustedes que ese es el objetivo de la tarea transformadora y la diplomacia comercial del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, por ello, estamos a favor para que las cosas buenas sigan sucediendo.

Muchas gracias y hasta pronto.